01

nov 2012

Arena en los calzones

Jorge Valle en la City

Aprovechando la visita de mis amigos llevo bastantes días viajando por Utah y alrededores  y escalando. Comenzamos en la City de Idaho adonde llegamos un día frío y luminoso de otoño. Es un buen sitio para familiarizarse con la fisuras habituales del país.  Un paisaje con vacas y cowboys a caballo ondeando el lazo frente a tu coche. Por las noches hiela y por las mañanas te despierta el ruido del viento meciendo las hojas de los árboles. De la City he escrito otras veces pero esta ha sido la primera  que he ido con mis amigos  de España a trepar, un placer.

 

Pasados unos días nos volvimos a encontrar en el desierto, en Moab. Esta ciudad del sureste de Utah se ha convertido en el epicentro de la escalada en el desierto, pero también es un lugar interesante por otros motivos. En un estado como Utah, Moab se dibuja en el mapa como un soplo de aire fresco en mitad del caluroso desierto de un estado ultra religioso y conservador.  Sólo con entrar en la librería a la entrada del pueblo te das cuenta de ello. En sus estantes descansan entre muchos otros decenas de libros de Edward Abbey, tomos ilustrados,  ediciones raras y viejas, solo por poder disfrutarlas merece la pena aprender inglés.

Y cerca de Moab, el paraíso de las fisuras: Indian Creek.  Con muchos adjetivos de define la escalada en esta zona pero tal vez el que más se escuche sea el de perfecto: fisuras perfectas. Parece que la perfección de sus líneas es lo único que tranquiliza al escalador en un lugar donde la escalada se caracteriza básicamente por el sufrimiento. Aguantar el dolor que te produce empotrar manos y pies y el esfuerzo  que supone el progresar por ellas asegurándolas. A veces recorres una fisura aguantando el dolor y el miedo mientras ves como  restos de sangre salpican sus perfectos labios paralelos, pero cuando bajas al suelo temblando y con las manos doloridas solo aciertas a decir:

Muy bonita, es una fisura perfecta

Pero la escalada en esta zona cobra su quintaesencia en las torres del desierto. Huir de un lugar siempre de moda como es Indian Creek  lleno de gente fuerte de todo el mundo para recorrer muchas millas por una pista embarrada y alcanzar la base de cualquier torre remota y solitaria te aproxima a la esencia de esta actividad. Esto de subir por torres de barro nace en los años 50 y 60  alimentado por un espíritu marginal y provocador, el mismo que enardece en la Banda de la Tenaza  a Hayduke y  compañía en sus delirantes viajes por el desierto para  volar la presa de Lake Powell o destrozar otras huellas menores del progreso humano. De esta manera una serie de personajes salvajes en vaqueros y con camisa, montados en cacharros salidos de películas de gangsters recorrían el desierto buscando nuevas torres a las que encaramarse. No hay viaje de escalada al desierto  sin subida a alguna de sus torres.

Tras una semana terminamos este viaje, Chris y yo subiendo a Owl s Rock en el Parque Nacional de Arches.  Desde su cima, poco más ancha que una mesita de té, se divisa un paisaje infinito de una claridad abrumadora: Un desierto rojo de fuego salpicado por agujas que se elevan hacia el  cielo como tótems de tribu.

Mañana vuelvo a Moab par seguir retransmitiendo.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.