10

abr 2014

Arena en los calzones. Un viaje por el Oeste. Cabalgando la ola.

A las nueve de la mañana de todos los días, en un pequeño pueblo del sur de Utah frontera con Arizona, una ranger rubia y sonriente a la que parece que no le ha costado madrugar, da vueltas a un bombo de lotería ante la mirada impaciente de decenas de personas. Sortea a los diez elegidos que visitarán ese día The Wave (la Ola), un enclave geológico, cuyas fotos dan la vuelta al mundo. La gente atiende el sorteo como el día del Gordo de Navidad, impacientes, agarrándose de las manos las parejas y aplaudiendo  y felicitando al ganador con muecas (a los ojos expertos del español) de clara envidia. Familias de todo el mundo, viajeros solitarios, grupos de excursionistas que solo estarán de paso un día por Kanab prueban suerte en un lugar al que saben lo más probable es que no vuelvan nunca más. Una sola oportunidad de que salga el número de tu grupo y que te haga feliz siendo uno de los privilegiados. En la sala puede haber hasta casi doscientas personas y cuando sale un número ganador el afortunado choca al aire con los otros miembros del grupo y comienzan a ajustarse la mochila, atarse las botas, casi hasta calientan los músculos antes del trekking soñado como un futbolista que sabe de su salida inmediata al campo. Al terminar el sorteo, que empieza a las nueve en punto hora de Utah (curiosamente The Wave está en Arizona que va una hora por delante), la mayor parte del auditorio se va con la cabeza gacha y la ranger sonríe a todo el mundo poniendo  cara de otra vez será, cuando en realidad parece pensar ¡Hala, todo el mundo a cascarla!

Aquí os dejo con unas fotos de María Ramírez





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.