08

abr 2014

Arena en los calzones. Un viaje por el Oeste. El río Colorado, segunda parte.

MI PACKRAFT A LA ORILLA DEL COLORADO

La historia del descenso y exploración del río Colorado es fascinante. Ha dado para rellenar páginas y páginas de libros y muchos son los hombres y mujeres que participaron en ella. Por encima de todos encontramos una figura, el primero en navegarlo en su totalidad incluidos los rápidos de sus cañones más profundos. Se trata de John Wesley Powell. Este era un hombre bajito, enjuto, con una gran barba blanca y manco tras perder un brazo en la guerra civil en la batalla de Shiloh. Hace poco leí una descripción que decía era igual a un trozo de jerky. El jerky es una especie de cecina, hecha de carne seca que se vende en tiras y que los cowboys mastican mientras cabalgan entre tabaco y escupitajo. Una tira de cecina. Llevó a cabo una serie de expediciones entre los años que van del 1869 al 1872 y que recogió en un libro como si de una sola se tratara: The Exploration of the Colorado River and its canyons. En él narra toda la exploración del río Colorado. Fueron varios botes y muchos hombres, algunos de los cuales abandonaron y otros tres fueron asesinados. Víctimas, según cuentan, de los indios Paiutes. En uno de sus viajes se llevó a un pintor. He visto las imágenes de aquellos días: barcas de madera recorriendo grandes olas de espuma blanca y sobre ellas un rostro bíblico de larga barba en pie señalando hacia delante y manteniendo la compostura mientras sus peones reman  y otras barcas naufragan. Podría ser la portada de Moby Dick. Había  observado estos dibujos muchas veces y me parecían exagerados, un poco cómicos. Hasta que vi los rápidos del Colorado de cerca. Los dibujos no eran alegorías de Melville, eran el reflejo de un río enfurecido que se abre paso con violencia metro a metro en las entrañas de un cañón de dimensiones surrealistas, en un entorno salvajemente retirado de la población más cercana, recorrido con un material de hace ciento cincuenta años y una buena dosis de valor. Un grupo de gente dividido en tres barcos y capitaneados por un hombre manco, seco como la cecina y recio como las minúsculas plantas que crecen, milímetro a milímetro, en el altiplano del  Colorado.

Pero yo no remé esas aguas, blancas, estruendosas e infernales. Yo pasé dos días sobre un río verde, frío y calmo. El mismo que remó John Wesley Powell días antes de internarse en las profundidades del gran Cañón. Más solo que la Luna recorrí unas millas y acampé una noche oscura como el petróleo en las arenas de su orilla. Las truchas saltaban por doquier y antes de hacerse de noche una nutria de agua dulce me asustó cuando me dirigía a tierra  a acampar. Y aves, muchas aves. Garzas, halcones, patos, un águila y muchas otras desconocidas me acompañaron en el descenso. Terminé el viaje donde lo había comenzado el día anterior, antes de que una barca a motor me dirigiese río arriba unos veinticinco kilómetros; en Lee´s Ferry, ese lugar histórico al que Powell llegó cerca del cual desemboca el río Paria. Terreno de leyenda, tiroteos, polígamos, mesías, mulas, indios, jerky, rápidos, barcas, coyotes, paredes rojas de arenisca y arena, mucha arena.

 





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.