16

abr 2014

Arena en los calzones. Un viaje por el Oeste. Emparedado.

El viaje continúa. Ahora rumbo norte desde el altiplano del Colorado. Cuando los pioneros mormones se establecieron en la actual Salt Lake City y fundaron ahí su capital en el año 47 eligieron y marcaron el lugar para la construcción de su futuro templo. Un año después comenzaron las obras, terminadas en el 1893. Para su construcción emplearon roca de granito extraído de una cantera situada a las afueras de la ciudad. Traían los bloques con bueyes, arrastrando la pesada piedra desde más de treinta kilómetros.

La cantera estaba y está enclavada en un valle precioso. Un valle flanqueado por paredes de granito grisáceo que se elevan hacia el cielo. Un auténtico templo sin otro artífice que la acción del hielo, el agua y el viento. Ahora es una zona de escalada. De las mejores de los alrededores y entre mis preferidas. Los terrenos siguen siendo propiedad de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días (Mormones) pero en la mayor parte está permitido trepar por sus paredes.

De este lugar me despido con pena pues he pasado muchos buenos momentos escalando en sus paredes. Disfrutando de fisuras perfectas dibujadas sobre el blanco granito y viendo atardecer desde sus cimas. Aún no me he despedido del todo pero hace unos días escalé con Mikel unas de sus vías: un horror de chimenea tenebrosa con la roca descompuesta, The great chockstone la llaman. Lo hicimos al atardecer y los suaves rayos del fin del día acariciaban nuestras caras al salir de la oscuridad de la chimenea. Desde lo alto de la vía se observaba todo el valle, bajo el cual la ciudad de Salt Lake City se extendía perfectamente alineada con sus calles dispuestas a escuadra y cartabón. Al fondo, el templo mormón construido con las entrañas de la montaña elevaba su ángel del campanario hacia las alturas. Nosotros emprendíamos el descenso en silencio, acompañados por la tristeza de la despedida inminente.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.