04

dic 2013

Biblioteca Perdida 2. Journey into silence

Volvemos a Svalbard, otra vez a través de un libro. Este apareció de una manera más fría que el anterior. No estaba aprisionado entre otros volúmenes pasando calor en una librería del desierto. Se encontraba en Londres y vino a mí a través de Internet. La primera página lleva el nombre de su anterior dueño, noruego.

Journey into silence es la historia de un viaje en barco por el norte de Svalbard. Este es llevado a cabo por Jack Denton a bordo del Havella, un pequeño velero de dos palos. Siempre es bello leer historias que transcurren en lugares por los que uno ha pasado. En este caso el itinerario sale de Longyearbyen, la capital del archipiélago de Svalbard, y pasa por Ny Alesund  antes de emprender rumbo norte para navegar el estrecho de Hinlopen y circunnavegar la isla de Nordaustdanlet. El mapa del recorrido aparece en la segunda página en forma de hermosa ilustración realizada a mano alzada y acompañada con un dibujo del Havella.

El libro no tiene la profundidad de aquél escrito por alguien que se interna en la isla ártica para vivir como sus escasos pobladores, de la caza y de la pesca, en una pequeña cabaña y en compañía de unos tramperos recios como el café y duros como la carne de oso polar. Es el relato de un americano cuyo objetivo es  navegar la aguas desconocidas, en aquella época, del norte del archipiélago, esperando encontrar el enorme frente glaciar que se hace llamar Chinese Wall Front Glacier. Es el relato de un viaje en busca de algo perdido, remoto y desconocido.

Como soy muy fetichista volvamos al libro como objeto. Una edición del año 76 forrado en cuero, unas doscientas páginas y unas contraportadas en las que se hallan grabadas una carta náutica de la región navegada. ¡Qué acierto! Los nombres en noruego incomprensible están finamente redactados con precisión de cirujano: Vestfonna, Ismaset, Tvillingstakken… Todo ello con letras y caracteres que no consigo hacer con un vulgar teclado.  Y luego está el mapa. ¡Ay el mapa! Lo escanearía si no me diesen miedo esas cosas del copyright. Imagino al día siguiente al FBI entrando en casa a conversar conmigo. Pero tiene todos los elementos para empezar a soñar con solo mirarlo. Su rosa de los vientos, sus pequeños dibujos, sus gaviotas. El libro no tiene fotos, ¿quién quiere fotos con ese mapa?





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.