02

dic 2013

Biblioteca perdida. Arctic Island Hunter.

Mi madre tiene una librería. Por eso a veces se me olvida el placer de remover y rebuscar entre libros viejos esperando encontrar algún tesoro. Donde vivo no hay librerías demasiado bonitas, están siempre o casi siempre acompañadas de un Starbucks  donde el personal lee libros de autoayuda o manuales para hacer dinero.

En el desierto, donde viajo a menudo,  hay una que me encanta. Los libros viejos se juntan con los nuevos y hay estantes y estantes de madera con volúmenes de viajes y aventuras en perfecto desorden. Entre ellos encontré, junto al del montañero que  se corta un brazo atrapado por una piedra ( a pocos kilómetros de aquí), un pequeño libro, antiguo y de portada azúl. Lo abrí.

Paul Adams se cansó de su Londres natal y se fue al Ártico con veinte años. Se fue a vivir a una cabaña de madera, cazar animales para subsistir y vivir el paso de las estaciones en sus carnes. Paul Adams se fue a Svalbard. Se instaló con un trampero legendario de la zona, Hilmar Nois. Se alojó parte del año en una cabaña en la cual dormí hace unos años  y aprendió de su maestro la vida en el Ártico.

Hay pocos libros sobre Svalbard, yo intento coleccionarlos todos. La mayoría se encuentran en los estantes de los centros y museos polares, otros en librerías en mitad del desierto del altiplano del Colorado. Al abrirlo, la humedad de sus páginas parece inundar la sequedad de todo el desierto. Las pegatinas de una colección particular permanecen pegadas a su primera página. Tiene un sello hermoso, una bandada de patos que vuelan sobre la tipografía del propietario. Investigaré. Arctic Island Hunter está editado con sencillez y con ganas de hacer bien las cosas pequeñas. Muchas fotografías en blanco y negro, y mapas se encuentran cada pocas páginas. Un pequeño tesoro en un sitio inesperado.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.