BLOG

Entradas recientes

Volvimos al Cottonwood Canyon con Mikel, aprovechando las últimas luces de un día entre semana. Tras muchos días de lluvia la atmosfera estaba limpia  y fresca y los rayos del sol, sumergido entre las montañas, teñían las paredes de un fuerte color anaranjado.  Las ganas de escalar hacen estas cosas, comenzar a trepar aún sabiendo que no llegarás de regreso con luz al coche. Y así fue: terminamos rapelando con la ciudad de Salt Lake City al fondo, de noche, con sus miles de luces encendidas y nosotros con un frontal sin pilas. Luego bajamos al aparcamiento buscando el sendero a la tenue luz  de un farol colgando del brazo, a la antigua, como un pirata o un carcelero.

Leer más ...

El cañón de Ogden está parcheado de verde, amarillo y rojo, como una vieja manta multicolor tejida en las tardes de verano. La temperatura ha bajado y ya no hay que encontrar la sombra para ponerse a escalar. Nosotros seguimos buscando el otoño en los cañones de Utah, ahora  a menos de veinte minutos de casa. Un lugar que me gusta especialmente y no sé muy bien por qué. La roca es mala, las vías discontinuas y la carretera está cerca.  Pero ya le he cogido cariño y poco a poco vamos escalando todas sus vías. 

Leer más ...

Me gusta que en cada estación haga el tiempo que corresponda. En invierno ha de helar, en verano debe uno refugiarse en la sombra o en el agua y en otoño tiene que hacer viento que vuele las hojas y tapice el firme con alfombras de colores. Las estaciones y el paisaje de Utah son extremas y su paisaje camaleónico. El estado se encuentra confinado a escuadra y cartabón en una meseta de altura. El sol castiga con justicia cuando aparece, que es la mayor parte de los días, pues gran parte del territorio es de clima desértico y precipita con avaricia.

Leer más ...

24

sep 2012

No sé qué está pasando últimamente que acabamos todas nuestras jornadas de escalada con el frontal en la cabeza, buscando rápeles en mitad de la oscuridad o comprobando con la linterna el tamaño de la fisura para empotrar el siguiente friend. Esta última vez una enorme luna empezaba asomar por las laderas de Little Cottonwood Canyon mientras recuperábamos el material de la pared y bajábamos a toda prisa en busca de un burrito con pescado, la especialidad  del Lone Star. Al fondo, la ciudad de Salt Lake City encendía sus miles de luces dibujando una constelación infinita en la meseta desértica de Utah.

Leer más ...

La cadena montañosa de Wasacht levanta sus picos de más de tres mil metros por encima de los rascacielos de Salt Lake City. Las cumbres, que pasan parte del año  nevadas, dibujan en su blancura la silueta perfecta de los altos edificios de la capital de Utah, con cristales que se incendian al atardecer con la luz del desierto y el reflejo del Lago Salado.  A pocos minutos del centro de la ciudad -templos gigantescos con misioneras vestidas de manera indescriptible, restaurantes nepalís, tiendas donde sólo venden banjos-  se elevan hacia las montañas los cañones de Big y Little Cottonwood.

Leer más ...

El otoño cayó sobre el río con un manto helado que cambió de color las hojas de los árboles, inundó con lluvia nuestras jornadas de remo, y levantó una brisa suave, fresca y constante.

Leer más ...

Un placer revivir el viaje a través de las fotografías. Aquí va la última remesa del proceso de selección.  A disfrutarla.

Leer más ...

Según revelamos los carretes del viaje aparecen nuevas fotos que, poco a poco, van perfilando el diario de lo que ha sido nuestro viaje. Un diario construido sólo con imágenes que recuerda personas, animales y situaciones. No están colocadas en orden cronológico, de momento componen solamente escenas variadas de lo que ha sido casi un mes metidos en una canoa navegando por unos ríos remotos y salvajes de Alaska y el Territorio del Yukón.

Leer más ...

Es difícil elegir entre los cientos y cientos de fotos que Daniel Requena ha hecho durante el viaje. Ahí va otra tanda de la selección, espero que las disfrutéis:

Leer más ...

07

sep 2012

En la segunda parte de nuestro viaje la temperatura bajó y con ella llegó el viento y más tarde la lluvia. El fuego se convirtió en un tercer compañero todas las tardes en nuestro campamento. El olor a humo y a madera se agarró a nuestras ropas y todavía no nos ha abandonado. A esa altura del viaje llegamos a uno de los lugares más bellos de todo nuestro recorrido: la cabaña de un trampero retirado y su mujer. A ellos les debemos una hospitalidad difícil de imaginar, calor humano, salmón fresco todos los días y charlas todas las noches. Sirvan de agradecimiento estas líneas.

Leer más ...

Últimas entradas

23 marzo 2017
Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

16 marzo 2017
Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

10 marzo 2017
Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

28 febrero 2017
Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

13 febrero 2017
Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.