16

mar 2012

Campamento Byers I

Entre la arena del desierto y la nieve de las montañas me cuesta encontrar el momento para continuar el pequeño resumen de lo que ha sido esta última campaña antártica. Pero en este país de paisajes infinitos y lugares desolados es fácil abstraerse y vagar con la mente hacía los espacios abiertos del continente antártico.

El espacio abierto, infinito e inacabable por excelencia dentro de la infraestructura antártica española es el refugio internacional Byers. Un pequeño campamento donde sus habitantes viven en tiendas de campaña y comen y se reúnen en pequeños iglús de diseño futurista construidos en fibra de vidrio. Un paisaje donde en un día claro puedes ver montañas de 2000 metros cubiertas de nieve, llanuras de musgos inacabables y un mar eterno donde sobresale el cráter de un volcán. Es este el cuarto año que permanezco en el campamento cuidando de su logística y de los científicos que acuden a estudiar las peculiaridades del paisaje. Cuatro tiendas amarillas sacudidas por el viento constante levantadas a cuatrocientos metros de la orilla. El viento se convierte en un compañero más y su presencia es constante y a veces agotadora. De todos los lugares donde técnicos y científicos españoles se mueven en los alrededores de la Península Antártica, es este el que permite una relación mayor y más salvaje con este entorno de naturaleza salvaje, despiadado pero puro e inmensamente bello. Una experiencia fuerte para el científico acostumbrado a pasar los días y las horas metido en un laboratorio y también para un guía de montaña curtido en mil batallas. Sólo llegar al campamento puede ser toda una aventura.

Este año, el agua salada entraba en nuestra barca en cantidades ingentes mientras nos acercábamos a la orilla. Pasados unos minutos el agua nos llegaba por las rodillas y no sabíamos qué parte de la zódiac estaba dentro del agua y cuál fuera; entre nuestras piernas flotaban mochilas y objetos de todo tipo. Las orillas están plagadas de arrecifes y antes de alcanzar la costa el motor perdió una hélice dejándonos a la deriva dentro del Océano, sentados sobre la goma hundida en el agua y mirándonos con cara de póker unos a otros. Alcanzamos la arena donde reposan los elefantes marinos remolcados por una segunda barca. De esta manera la campaña en Byers comenzó: con nuestras cámaras de fotos echadas a perder así como algunos discos duros y la mayor parte de la ropa de algún científico. Desde la playa mirábamos nuestro barco levantar el fondeo y desaparecer entre la bruma con la promesa de volver a buscarnos en doce días.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.