23

mar 2012

Campamento Byers III

Se ha convertido en una cuestión personal el terminar de resumir lo que ha sido la última campaña antártica. La roca del desierto y la nieve de las montañas, junto con escaladores en Carhart, carpinteros de Montana, mujeres humungus y alpinistas insaciables e hiperactivos me lo intentan impedir proponiéndome planes cada vez más divertidos y desviando mi atención hacia el presente. Pero el pasado también merece una oportunidad.

La primera fase en el campamento Byers terminó una noche con un brindis de cava a la intemperie, bajo el viento y a la luz de unas pocas estrellas que tímidamente se asomaban. El corcho de la botella saltó desganado del cuello de cristal, emitiendo un tímido disparo, casi vergonzoso, fruto del gas sublimado tras el invierno. Un corchazo con poco glamour de no ser por encontrarnos en un entorno tan especial y con tan buena compañía. Los científicos no dejan de asombrarme. Personas que afrontan su trabajo en condiciones duras, con la ropa mojada, material perdido para siempre tras un desembarco desastroso, con ánimo y profesionalidad envidiable. ¿Tipos recios o pasión por la ciencia? Ni idea, seguramente una mezcla de ambas cosas.

Tras dos semanas en tan buena compañía, retorné a la base para descansar unos días y preparar la próxima y última fase en el campamento. Volvieron los días de vida en comunidad, el póker los sábados y las comidas que parecen celebraciones populares de pueblo en fiestas, con cocineros grandes y sonrosados cuya cara de satisfacción crece a medida que engordas.

 

-Humungus (según el Urban Dictionary): Something very large, big or gross. The most popular reference for it is the large, semi-naked, bald baddie called “Humungus” in the film Mad Max 2 or, in the US, Road Warrior 2.
“Did you see the humungus cráter on the waiter’s face?”
“Melvin’s feet are humungus!”





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.