27

mar 2012

Campamento Byers IV

He visto a los científicos hacer muchas cosas raras en la Antártida. He visto a investigadores con guantes de fregar revolviendo el fondo de un lago con una espumadera. También he visto a más de cinco personas subidas encima de un elefante marino en movimiento o a un investigador recorriendo una nave vacía en mitad del continente blanco con unos patines en línea haciendo piruetas y quiebros locos mientras predice el tiempo para mañana. Pero esta vez la experiencia iba a ser más rara todavía.

Volvimos a desembarcar en Byers una semana después. Una semana de comidas y duchas interminables para compensar la austeridad del campamento. En esta ocasión el desembarco se produjo con un suave oleaje que nos permitió llegar hasta la orilla sin ninguna baja. Secos y con el quipo al completo.

Esta vez la estancia sería más corta, una semana de trabajo en este lugar retirado y vuelta para la base. Durante esta semana los científicos estudiarían el impacto realizado por parte del hombre en un hábitat tan sensible como es el de la Península Byers. Yo volvía a hacerme cargo de la logística en el campamento, asegurándome de que no faltase comida, los científicos no se perdiesen y las tiendas no se las llevase el viento o fuesen aplastadas por ningún elefante marino macho con ganas de follarse algo de sus dimensiones pero de color amarillo y con un científico dentro. Mucha gente ha pasado ya por el campamento durante mi presencia en estos últimos años y compruebo que los miedos suelen ser los mismos entre los investigadores: elefantes cariñosos que en mitad de la noche se acercan a las tiendas con ganas de roce. Muchos no pueden dormir con el repertorio de ruidos que los elefantes hacen durante la noche. Sonidos guturales provenientes de la playa que, en mitad del silencio absoluto de las Shetland, hacen parecer que los enormes animales se encuentran en el campamento.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.