09

abr 2012

Campamento Byers VII

El campamento se cerró un año más. En un día luminoso y sin viento las tiendas se recogieron y los iglús se sellaron para pasar otro invierno entre el viento y la nieve. El día de cierre del campamento siempre supone un estrés puesto que la recogida se hace a contrarreloj intentando que la marea no baje lo suficiente para impedir la aproximación de las barcas. Es un día de trabajo largo donde científicos, técnicos y marinos han de arrimar el hombro para llevar a buen fin el cierre del campamento.

En el último viaje, ya con nosotros en las barcas, la costa se va difuminando a medida que nos acercamos al barco. El rojo de los iglús se pierde entre los colores de la playa y al llegar al barco no queda ni rastro de los veinte días que este año hemos pasado en ellos. Sólo un recuerdo difuminado y borroso que se confunde con la calidez del interior del barco. Cambiamos la soledad y los enormes espacios abiertos del campamento por la aglomeración y la estrechez del buque.

La campaña va llegando a su fin. Vuelvo a la base a pasar una última semana antes de salir de la Antártida. El final del verano siempre tiene un sabor melancólico, sea en febrero o en septiembre, en Altea o en la Antártida. Estos últimos días todo son esperas y despedidas. Yo subo un último día a trabajar en el glaciar, más que nada para despejarme, para despedirme del hielo y de las grietas. Alargando un poco más el placer de vagar por las entrañas del enorme y salvaje glaciar, sin saber a ciencia cierta cuándo volveré a visitarlo. Un día melancólico, brumoso y con poca visibilidad, acompañado de mis compañeros.

Una noche oscura y sin luna el barco viene a buscarme. Por circunstancias soy el único que marcha en este trayecto. El resto lo hará en uno o dos días. En la playa cerca de la medianoche me subo a la zodiac que me llevará al buque. Abrazos casi anónimos entre la oscuridad de una noche negra como el azabache me hacen pensar que no veré a esta gente hasta el año que viene. A alguno de ellos no los volveré a ver más. Me subo a la barca y los pocos metros no distingo a mis compañeros que seguramente me estén saludando con las manos. En la base es tradición despedir al que marcha enseñándole el culo desde la playa. De repente escucho: Ahora! E imagino una fila de culos blancos mirando hacia la noche. Culos que no son vistos por nadie pero que provocan risas y carcajadas. Luego silencio, silencio y las pisadas que remueven las piedras de la playa y que conducen a un puñado de personas a pasar una noche más bajo el oscuro cielo antártico.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.