23

jul 2012

Comunicación. ¿Cómo nos comunicamos?

Otro de los aspectos importantes en un viaje de este tipo es la comunicación. Por un lado el mantener un sistema de comunicación que funcione en cualquier circunstancia es fundamental frente a una situación de emergencia. Si se diera el caso de solicitar ayuda allá donde nos encontremos el teléfono ha de funcionar perfectamente sin ningún margen de error. Para ello llevamos un terminal satélite de la red Iridium, en concreto el modelo de Motorola 9505A. Actualmente Iridum es la única red portatel capaz de funcionar en regiones polares. Su aspecto recuerda a un teléfono móvil de las primeras generaciones es decir, un zapatófono del tamaño de un ladrillo y el mismo peso. Es importante que la batería del teléfono esté siempre cargada y preparado para ser usado. Con este aparato podemos enviar y recibir llamadas así como mandar y recibir mails. La emisión de correos electrónicos por parte del interesado vía Internet y su recepción desde nuestro terminal Motorola es totalmente gratuito. Hemos habilitado un formulario desde esta web para enviar mensajes de manera gratuita en este enlace: http://www.hilomoreno.com/expedicion-yukoon-2012/  Si están dirigidos a Dani podéis comenzar el mensaje poniendo su nombre  seguido de un espacio y  el texto, y si están dirigidos a mi pues los mismo con Hilo antes del texto. Si el mensaje es para los dos no pongáis ningún destinatario.  Tenemos la costumbre de encender el teléfono por la noche en el campamento. Leemos los mensajes de cada uno y lo volvemos a apagar para no gastar más batería. Durante el día recargamos el terminal con un panel solar colocado sobre la canoa.

Por otro lado llevamos con nosotros un sistema de señalización y  posicionamiento vía satélite. Es un pequeño aparato llamado SPOT que envía una señal a los medios con los que ha sido configurado (dirección de correo electrónico, teléfono móvil etc). El mensaje pude ser una señal de OK (todo bien), una señal de emergencia, o un SOS. Al enviar la señal de OK automáticamente se marca en el mapa de seguimiento de la ruta una señal indicando nuestra posición. De esa manera es posible observar a través de esta web y en este enlace http://www.hilomoreno.com/expedicion-yukoon-2012/seguimiento-expedicion-yukoon-2012/ situación en la ruta día tras día.  En el caso de pulsar la señal de SOS se activaría automáticamente un dispositivo de emergencia dirigido a las coordenadas desde la que ha sido  enviado. .





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.