07

mar 2012

Enero en la base

Llegué a la base a principios de enero, cuando la nieve se retira y sale a la luz una tierra negra como la oscuridad más profunda. Una tierra estéril y húmeda azotada por el viento y mojada por la lluvia y el aire cargado de humedad y salitre. Sobre este yermo paraje se levantan los edificios futuristas de la nueva base cuyo rojo contrasta sobre el negro como la sangre de un toro en su piel oscura. Los nuevos edificios, aún en obras, sustituyen a los de la vieja instalación (1988) de la cual apenas quedan algunos módulos desplazados de su localización original. Ahora mismo la sensación en la base es la de vivir en medio de una obra en la que, de manera provisional, nos organizamos como podemos para sacar adelante otra campaña antes de la remodelación definitiva. Un conjunto de enormes naves terminadas por fuera pero vacías por dentro, reposan cerca de la orilla como gigantes dormidos y abandonados por una civilización anterior. En este gran complejo vivimos menos de veinte personas y nos movemos siempre dentro de los mismos módulos, buscando la escasa presencia humana en lo más remoto de nuestro planeta. Lejos de reflejar mucha actividad, mientras dura el proceso de remodelación, la base desarrolla una actividad científica mínima. Aún así el esfuerzo de mantener esta estructura habitable y funcional durante cuatro meses al año aunque sea para poca gente requiere del trabajo constante de los técnicos que ahí vivimos.

Como suele ocurrir en estas ocasiones a los pocos días de llegar se tiene la impresión de no haber abandonado el lugar desde el año pasado y las rutinas, horarios, trabajos y demás se asimilan con facilidad y se integran en el día a día como si uno siempre hubiese vivido en el mismo sitio. Con una radio en vez de teléfono móvil, abrigado y protegido del viento de manera constante y preocupado únicamente, como ya he dicho, de estar a la hora indicada en el comedor para ser alimentado. El trabajo principal por el que estamos en la base los guías de montaña es el apoyo al estudio de la dinámica de los glaciares cercanos a nuestra base (glaciares Johnson y Hurd). Los científicos que lo investigan llegarán a principios de febrero; por ello de momento permanecemos tranquilos y dedicamos nuestros días a organizar el material, ordenar los refugios donde se encuentran nuestras motos y preparar la llegada de los investigadores. De esta manera van pasando los días y las semanas, entre trabajos, reuniones, películas al calor de la noche y póker los sábados.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.