15

mar 2012

Ensoñación

Tengo tierra en los parpados, en los bolsillos, en la boca. Estoy sentado como un vaquero sobre su caballo pero en vez de caballo hay un vacío de cientos de metros y una roca no tan dura como me gustaría. Simón abandona la reunión y yo me quedo mirando su cuerpo pendular sobre los estribos.  Sólo se escucha el ruido metálico de todos los cacharros colgando de su cuerpo, a nuestro alrededor un desierto de tierra y torres que se disparan hacia el cielo. Un mar de tierra enorme que se extiende hasta el horizonte, salpicado por agujas y mesetas de roca roja dibujadas sobre un cielo azul intenso. Mi cabeza se dispara y se pierde en este mar rojizo abandonado a horcajadas en mitad del desierto, mi mente divaga y mientras miro a mi alrededor me invade la calma que siento en el barco cuando salgo a mirar las olas del mar y los témpanos de hielo flotando sobre ellas.  Desde la tranquilidad de mi reunión me pierdo en recuerdos con sabor a agua salada, desembarcos pasados por agua y mi trabajo en la base antártica. Los paisajes amplios, como en el glaciar un día soleado, cuando es posible ver hasta el continente desde Isla Livingston. Recorriendo en moto de nieve o con esquís las superficies heladas, sorteando grietas y llevando al científico al lugar deseado, un trozo de hielo como cualquier otro pero que por algún motivo el investigador quiere estudiar. Imagino paisajes amplios e infinitos como los que se contemplan desde el puente de un barco cruzando el estrecho de Drake, abandonándome al vaivén de las olas, escuchando de fondo  las conversaciones de los oficiales pero sin prestar atención, ajeno a este micromundo que recorre las olas del universo marino fijándome sólo en  la línea que recorta el cielo con el azul del mar. Hilo, la cuerda está fijada. La voz de Simón me despierta de mi ensoñación. Vuelvo a las cuerdas, el vacío, a los jumars y a la tierra en mi garganta al tragar el polvo del desierto.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.