23

abr 2012

Entre mormones

Al principio tardé poco en hacer amigos para ir a escalar en el país de los mormones. Entré en un rocódromo de Ogden (Utah)un lunes por la mañana y a los cinco minutos fui invitado a escalar al día siguiente. El edificio donde se encuentra el rocódromo es una antigua fábrica de ladrillo y cristal; un edificio enorme y precioso con un plafón de proporciones desmesuradas para los que no somos americanos.

Utah y en concreto Ogden es un pueblo con una tradición importante en el mundo de la escalada. En sus calles anchas y con aceras, entre sus urbanizaciones con césped recortado al milímetro y a la sombra de sus grandes edificios de ladrillo de principios de siglo han nacido, entre otros, escaladores importantes como Jeff Lowe. Según me cuentan, los mormones escalan mucho pues disponen de mucho tiempo libre en su juventud y durante sus dos años como misioneros. Luego empiezan a criar miles de hijos y su tiempo libre se complica.

Mi nuevo colega ha viajado por gran parte del mundo, dejó Ogden a los dieciocho años y desde entonces no ha dejado de moverse. Ahora vive en Etiopía. Habla perfecto español, ha vivido en Chile unos años, aparte de Barcelona y otros lugares de España. Estos días está de vacaciones y ha vuelto a su ciudad natal. Camina con chanclas y fuma tabaco de liar. Lleva cervezas en la mochila y me cuenta, con un cigarro en la boca, que una noche de borrachera en la Vía Láctea traspasó los límites de la amistad y se tiró a su mejor amiga. Son sus nublados recuerdos empapados en el alcohol madrileño. Lleva una camiseta roja donde aparece escrito en grandes letras negras A.R.M.Y. A Righteous Mormon Youth.

Cuando alcanzamos las paredes donde vamos a trepar contemplamos cómo se extiende a nuestros pies el pueblo de Ogden. Calles alineadas en perfecto orden, dispuestas sobre el llano con exactitud matemática. A nuestras espaldas las Wasacht Mountains y frente a nosotros, entre la calima del desierto, el contorno borroso del Gran Lago Salado. Su superficie vaporosa recuerda una olla a punto de empezar a hervir.

¡Home city!

Un grito agudo, clásica exaltación americana, retumba en mis oídos con fuerza.

Mi primer contacto con la roca de Utah. Y no se trata de la famosa y blanda arenisca sino una cuarcita dura y anaranjada. Con regletas que hacen que te duelan los dedos en el primer largo. Yo, que hablo un mal inglés, intento animar a mis nuevos colegas con jaleos que me invento y que traduzco al instante directamente del español. Aprovecho que esta gente es muy correcta para perder el miedo al ridículo y soltar por mi boca cuanto se me pasa por la cabeza. Traducciones literales que tienen el mismo efecto dichas en cualquier lengua, sea real o no. Una retahíla de estupideces dichas con seriedad que son respondidas con miradas de asombro y concentración. Mi sorpresa viene cuando en un paso duro mi colega suelta:

¡Vamos bicho!

Viajar miles de kilómetros para escuchar vamos bicho.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.