03

abr 2013

Ibex. Arena en los calzones 3. Cambiando de desierto.

Había leído acerca de Ibex en algún libro y también  a través de Internet. Sobre su soledad y aislamiento. Sobre los cientos o miles de bloques de cuarcita que yacen sobre la tierra seca desde hace millones de años. Una zona para practicar el boulder más que grande. De ser explorada sería, según las guías, de un tamaño muy superior al de varias veces Hueco Tanks. Lo bueno, en parte, es que permanece desconocida e inexplorada. Durante tres días de curioseo por su desierto no encontramos ni un escalador, podría decir que no encontramos ni una persona, pero mentiría. El segundo día una sombra con rifle y sombrero zascandileaba entre los matojos y la tierra seca. Siguiendo rastros invisibles para arriba y para abajo y parándose a ventear el aire de vez en cuando.  Oliendo fieras imposibles escondidas entre las rocas. 

 Ibex te  recibe con un coche antiguo y  herrumbroso cosido a tiros. Parece el coche de Bonnie and Clyde. Yace en mitad de la pista como caballo muerto y abandonado a la orilla del camino. No sé si los tiros se produjeron antes o después de su muerte. Ahora es un colador gigante del color del óxido repleto de casquillos. Tras cruzar un lago salado ahora seco, del que solo queda la blanca sal, se accede a lo que probablemente sea una de las zonas de boulder más grandes del planeta. El viento zumba con rabia y hay que buscar zonas resguardadas, entre altos bloques, para acampar y poder hacer un fuego con el que calentarse.  Como toda zona de dimensiones enormes –hummungus- su terreno es inabarcable. Y la sensación que genera tras su visita  es la de conocerlo aún menos que antes. La idea previa que uno tiene sobre el lugar se pierde en un desierto de sal, roca y viento. Se desdibuja como la imagen de algo concreto desde la distancia en un lugar caluroso y diáfano. Se convierte en  espejismo, tembloroso e intangible. Demasiado grande.

Nos dedicamos a explorar tres de sus zonas principales. Las únicas sobre las que encontramos algo de información. La roca es excelente y mucho de sus problemas son de grados asequibles (V0-V3). Encontramos muchos bloques de tamaños enormes, aquellos donde la colchoneta y los compañeros juegan un papel simbólico. Donde tienes que elegir entre aplastar a tu colega o partirte los tobillos; cuando tuvimos el valor de enfrentarnos a estos problemas siempre elegimos la primera opción.  Aquí los llaman high balls o tsunamis.

Así pasamos tres días. Recorriendo en cuatro por cuatro el lecho blanco de los lagos secos. Subiéndonos a piedras altas como casas. Bebiendo Jumilla y cerveza fuerte de las Wasatch frente al fuego. Con la compañía del viento y de un cielo azul como el de los días fríos de invierno en Madrid.

 

 

-Fotografías de Mikel García-

 





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.