28

nov 2012

Joshua Tree.

En el desierto hay árboles mitad cactus mitad árbol con las ramas torcidas en ángulos rectos que se retuercen hacia el cielo. Tienen un poco de árbol loco, de árbol histérico, seguro que su salvia es droga potente, como la de algunos cactus que crecen en estos desiertos calurosos durante el día y heladores al caer la noche. Es el árbol de Joshua, que da nombre a un parque nacional cercano a Los Angeles.  Sobre el plano se levantan retorciendo sus pinchudas ramas, todos de la misma altura, como si de una maqueta se tratase. Entre los árboles se elevan grandes monolitos de granito, diseminados por la extensión del desierto como repartidos por la mano de un semidiós. Es un laberinto de pasillos en sombra y planicies abrasadoras. Por sus paredes se escala. El granito es abrasivo como papel de lija y al final del día las yemas del escalador están peladas y en carne viva. No es lugar para escalar muchos días seguido: yo, al segundo podría haberme ido a casa con el rabo entre las piernas . En Joshua Tree hay coyotes que vagan por los campamentos a la luz de la luna llena. Y lo bueno es que también hay correcaminos. Que son más pequeños que en los dibujos animados (no son como un avestruz) pero son azulados y hacen el mismo ruido.  Las vías son duras y el boulder alto  como las vías de El Vellón, highball los llaman por aquí. Mi crashpad era pequeño como la piscina de un funambulista en el circo y al caer tenía que atinar.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.