09

abr 2013

Kings Peak. Techo de Utah.

Hace un año y medio pasé caminando cerca del pico más alto de Utah, King´s Peak. Era otoño y un cielo despejado envolvía la mañana con una luz clara y luminosa. Llevaba cuatro días viajando por las Uintas (Cordillera del norte de Utah donde se rodó y ambientó la película Las Aventuras de Jeremiah Johnson), y la cima del pico, pese a su cercanía, se me antojó como con poca gracia. Un pedregal de cuarcita me separaba de sus 4128 metros y decidí dejar la ascensión para la primavera cuando, para mí, cualquier recorrido con esquís le da mas gracia al asunto. Con la estación  recién llegada decidimos, mi amigo Curro y yo, acercarnos a estos valles lejanos e intentar su escalada.

Ya sólo la aproximación hasta sus laderas merece la pena. A cualquier persona poco acostumbrada a recorrer espacios naturales en América le llama la atención lo retirado y desolado del asunto. Una serie de carreteras interminables  y solitarias nos condujeron hasta Mountain View, Wyoming, último pueblo antes de adentrarnos en las Uintas. En una gasolinera sacada directamente de La matanza de Texas un gasolinero nos indicó el camino. Le faltaba una oreja, dos dedos y un trozo de pelo. Cuando lograba enfocar uno de sus ojos en el mapa, mientras el otro me miraba, acertaba con exactitud en la enmarañada red de caminos y pistas que recorren la vertiente norte de la Cordillera, para indicarme el mejor de los caminos. Lamentó no acompañarnos para cazar algún alce y yo lamenté que no lo hiciese aunque su cojera nos hubiese retrasado en nuestro plan, ajustado en el tiempo y pergeñado más con el corazón que con la cabeza. La aproximación al King s Peak es larga y su ascenso también. Una pista nevada sumó más de diez kilómetros extra a nuestro plan relámpago de subir y bajar en dos días. Tras recorrer en coche  pistas de tierra serpenteantes entre bosques profundos y lagos congelados llegamos al lugar donde calzarnos los esquís y colgarnos los macutones.

Nuestra escalada se convirtió en un paseo por los bosques de las Uintas, célebres en el anonimato cinematográfico. Disfrutamos de las suaves pendientes nevadas y de bandadas de perdices nivales que levantábamos a nuestro paso. La cima del Kings Peak se quedó esperando a, posiblemente, la próxima primavera. Nosotros acampamos en sus laderas mientras la nieve caía suave durante la noche y al día siguiente emprendimos el regreso en silencio.

 

Fotografías de Juan Carlos Jiménez. Más información en http://www.cota3mil.com

 





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.