02

mar 2012

La campaña antártica se fue de la misma manera que llegó

La campaña antártica se fue de la misma manera que llegó. Cumpliendo el inexorable ciclo que hace que los mares polares se descongelen, la nieve se derrita, y la temperatura suba lo necesario para hacer habitable este pequeña isla cerca de la Península Antártica. En el verano austral los pingüinos vuelven a las costas, así como los elefantes marinos, lobos, petreles y muchos animales más. Entre ellos un puñado de científicos y técnicos cargados con aparatos absurdos y una gran dosis de estoicismo mezclada con imprudente soberbia y curiosidad infinita. El engranaje logístico antártico español vuelve a ponerse en marcha año tras año en forma de buques, bases y refugios. Y sirviéndome de ellos regreso otro enero más a la base Juan Carlos I donde trabajo parte del año. Las estructuras de la obra paralizada destacan por su tamaño y su color desde la cubierta del barco en que llegamos a sus costas. La nieve comienza a retirarse en esta época del año y deja al descubierto una tierra negra azabache que se recorta contrastando fuertemente con los parches blancos de nieve. Un día oscuro como salido de una novela de Cormac McCarthy, con un cielo plomizo y unas nubes tan bajas que asfixian a las pocas personas que por ahí pasamos. La llegada a la base se sucede entre abrazos a compañeros dados con el traje de supervivencia como un grupo de muñecos patosos jugando a un torpe juego. Somos todos amigos antárticos, una especie de cofradía que sólo se ven unos meses al año en condiciones muy particulares, que pasan juntos muchas horas al día pero siempre en el mismo contexto y haciendo las mismas cosas. Hay personas a las que sólo me puedo imaginar conduciendo una zodiac o manejando una excavadora, vestidos con trajes de supervivencia y preparados contra el frío y las inclemencias del tiempo. De esa manera si luego los veo por Barcelona en pantalones cortos o conduciendo un coche me parece que están yendo a un baile de disfraces engañando al resto de la gente; yo sonrío guardando el secreto que sólo nosotros sabemos.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.