29

may 2012

La última escalada

Hace diez meses escalé por primera vez en Utah. Era una mañana calurosa de principios de agosto y yo estaba recién llegado. Con el pelotazo de las ocho horas de cambio de horario que hay respecto a Madrid nos dirigimos al cañón que da acceso a la mítica estación de esquí de Alta: Little Cottonwood Canyon.  Paredes de suave granito blanco que los glaciares, en su lento retiro, han pulido suavemente, modelando un paisaje de murallas altas surcadas por fisuras perfectas y placas de adherencia. Recorridas por vías de diferentes longitudes que han sido el campo de entrenamiento de escaladores míticos de Utah como los hermanos Lowe. El lugar perfecto donde curtirse antes de dirigir sus melenas y sus furgonetas hacía las grandes paredes del valle de  Yosemite u otros lugares del mundo. Líneas y formas míticas y caprichosas como The Fin o The Thumb se han convertido en rutas clásicas accesibles en pocos minutos desde la carretera que lleva hasta Alta, a apenas media hora, o menos, de la capital de Utah, Salt Lake City.  Entre algunos de sus muros, cortados a golpe de barreno y trabajados por el incansable empeño de los misioneros mormones, se halla la cantera que emplearon los mismos para extraer la piedra necesaria a la hora de levantar el gran templo que preside la ciudad de Salt Lake City, algo así como el Vaticano mormón.

A los pocos días de llegar a Utah, Nico, mi nuevo amigo me llevó a escalar la recién abierta Steffler´s mom. Ahí tuve contacto con la calidad de sus fisuras y ahí conocí  a algunos de los típicos personajes que pueblan las paredes  del Oeste americano. Llamados vagabundos de la escalada  reparten su tiempo entre trabajos de temporada como pisteros o patrulleros y una vida errante por Estados Unidos buscando paredes donde escalar, sin residencia fija y viviendo el día a día al calor del fuego entre campamentos y furgonetas.

Diez meses después vuelvo de nuevo a este cañón. Acompañado de nuevo por un amigo americano, Chris Glomb. Decidimos repetir la conocida Hatchet Crack. Un gran largo de cerca de cuarenta metros que recorre un ancho diedro fisurado. Una manera bonita de cerrar el círculo que comenzó hace diez meses trepando en este mismo lugar. Con la mejor de las compañías y disfrutando de otro día caluroso y despejado, con un color cerúleo similar al que me encontraré seguramente en pocos días en Madrid; recorrido, de manera casual, por alguna nube despistada, bajo cuya sombra poder tomarse una cerveza, sin que esté prohibido y sin que sea pecado.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.