21

sep 2012

Little Cottonwood Canyon, escalando en la cantera mormona.

Chris en la travesía del cuarto largo

La cadena montañosa de Wasacht levanta sus picos de más de tres mil metros por encima de los rascacielos de Salt Lake City. Las cumbres, que pasan parte del año  nevadas, dibujan en su blancura la silueta perfecta de los altos edificios de la capital de Utah, con cristales que se incendian al atardecer con la luz del desierto y el reflejo del Lago Salado.  A pocos minutos del centro de la ciudad -templos gigantescos con misioneras vestidas de manera indescriptible, restaurantes nepalís, tiendas donde sólo venden banjos-  se elevan hacia las montañas los cañones de Big y Little Cottonwood. En Little se han curtido escaladores míticos como los hermano Lowe, su compañero McQuarrie o Royal Robbins liberando The Thumb en el 64. Los cañones tienen una historia de escalada larga que ya ocupará su lugar en estas páginas. De sus rocas de granito se han extraído las rocas que los mormones emplearon en la construcción de su templo.

Tras colgar el remo he vuelto a calzarme los gatos, de nuevo con mi compañero de escalada y de Ogden, nuestro pueblo. Hemos hecho una vía larga y fácil, Schoolroom Direct disfrutando de la compañía y de un día soleado donde la falta de lluvia hace que la contaminación flote sobre Salt Lake City como un paraguas negro, oscuro y  denso. Por encima de esa capa de mierda nos elevamos empotrando las manos por sus entrañas blanquecinas.

 

Actividad:

  • Schoolroom Direct fisuras de 5.7, chimeneas de  5.8 con Chris Glomb,

Más info en: Rock Climbing in the Wasacht Range. Chockstone Press 1998.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.