17

abr 2012

Mejor acompañado

Hace nueve meses, cuando llegué a Utah, empecé a correr inspirado por la energía de un nuevo amigo, Mateo. Siguiendo las pisadas de este galgo corrimos alguna carrera larga y un aquathlon en el que me acabé meando en la piscina. Había pasado la noche obsesionado con la hidratación durante la carrera de tal manera que cuando fue mi turno y me sumergí en el agua caliente no puede evitar hacerme pis. Recibir más tarde la medalla al segundo puesto en la categoría femenina, remató una carrera surrealista. Mateo me enseñó algunos de sus secretos y juntos corrimos montaña arriba y montaña abajo entrenando para competiciones imaginarias. Guardo muy buen recuerdo de ese final de verano; corriendo por la meseta de UItah, por las pasarelas del lago salado al atardecer y sobre las piedras recién mojadas por la lluvia.

Ahora la montaña está blanca y he engañado a Mateo para que se compre unos esquís de travesía. Ayer subí de nuevo al James Peak., pero esta vez acompañado. Esta primavera hay que estar en guardia y planear las excursiones con cuidado. Las avalanchas asolan estas montañas más de lo que nos gustaría. Mateo da sus primeras zancadas sobre las pieles de foca con un corazón grande y de hierro. Ayer dibujó sus primeros giros en la nieve virgen de los picos situados en los alrededores de Powder Mountain. Yo vuelvo a descender sus laderas en la mejor de las compañías.

Como siempre, lo celebraremos en el Shooting.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.