02

mar 2012

Otro año más la campaña antártica española llega a su fin

Otro año más la campaña antártica española llega a su fin. El continente se sumerge en el invierno y se libra de la presencia humana. Los días se alargan con la melancolía del fin del verano. Cada año acabo recibiendo la misma impresión: este lugar no está hecho para ser habitado por el hombre. Es demasiado duro, demasiado lejano, hostil e implacable. Al mismo tiempo es demasiado frágil y demasiado bello para el hombre. En las Shetland del Sur, archipiélago donde se encuentra la base en la que trabajo, el clima es peor que en el continente y este sentimiento se agudiza. Hace más calor y precipita en forma de lluvia, el cielo está siempre cubierto y el viento es constante. Las bases científicas salpican las costas como pequeños refugios donde el hombre habita. Cápsulas espaciales donde se reproduce las condiciones de vida del resto de la tierra y donde se puede vivir ajeno a la naturaleza demasiado hostil que las rodea. A veces este intento de colonización arde consumido por sus propias llamas como es el caso de la base Ferraz(Brasil). Cuando esto ocurre no es posible la vida alrededor y la reconstrucción instantánea del refugio sino que sus habitantes se han de desplazar miles de kilómetros hasta el continente americano para continuar su vulnerable existencia, hay que evacuar rápidamente y volver a un sitio habitable. Como un astronauta al que se le retira el aporte de oxígeno y desesperadamente tiene que regresar a su nave nodriza pues no está diseñado para vivir perdido en el espacio. A pesar de ello intentamos año tras año permanecer, con la perseverancia del instinto colonizador, en este territorio ajeno, a menos en apariencia, a las leyes del hombre. Un lugar donde apenas se reciben las noticias, últimamente tan malas, del resto del mundo (en nuestra base no tenemos Internet, ni televisión, ni radio) donde no circula el dinero pues sólo hay que sentarse a la mesa a las horas señaladas y abrir la boca para llenarse el estómago y no hay tiendas ni bancos. Cuando se desembarca en Ushuaia después de la campaña, uno no se acuerda de esos papeles raros que se cambian por cervezas y que salen de una cartera que la gente lleva en los bolsillos. Resulta todo un poco absurdo. También son demasiadas y demasiado malas las noticias que nos llegan de todos lados. La radio, la tele, los facebooks, el bombardeo es excesivo y uno quiero volver a preocuparse sólo por el meteograma del día siguiente y a abrir la boca a las horas señaladas.

Para canalizar las noticias, el contacto y la comunicación desde estos u otros sitios maravillosos hemos creado esta web. Con la intención de contar lo que hago, o hacemos, en estos lugares. Expediciones, escaladas, viajes, fotografías, videos y textos míos o de amigos, todo ello para poder seguir en tiempo más o menos real nuestras aventuras y expediciones. Usar la comunicación para alejarnos de las crisis, los problemas y el hastío, para desplazarnos a los lugares donde es la naturaleza quien impone sus normas y el hombre sólo ha de preocuparse de sobrevivir con ellas y disfrutarlas. Para navegar con el vehículo que se quiera, la mente, unos esquís o el ordenador, por los límites tan abiertos de la aventura y la exploración.

 





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.