BLOG

Categoría: Packraft

Esta semana Philos ha impartido su primer curso de packraft. Hemos llevado a cabo un curso de iniciación en formato de dos días. Ha tenido lugar en los alrededores de Madrid. Hemos tenido la oportunidad de navegar en aguas tranquilas (lago) y descender un río con pequeños rápidos de iniciación.

El primer día comenzamos con una sesión teórica donde los alumnos, Queco y Perico, pudieron entrar en contacto con todo el material que emplearon durante el curso. Aprovechamos esas horas que tuvieron lugar al aire libre para resolver todas las dudas acerca del material que los alumnos tenían, así como para contar la historia y la filosofía de estas pequeñas embarcaciones hinchables. Tras esta sesión teórica nos dirigimos al lago donde transcurriría el resto de la jornada. Comenzamos el trekking, que nos llevó algo menos de dos horas, hasta el punto de embarque. Revisamos las técnicas gestuales básicas y comenzamos la navegación. Las aguas tranquilas son el mejor escenario para que el alumno se sienta seguro y confiado y en ellas permanecimos remando hasta el anochecer. Con las últimas paladas, prácticamente en la oscuridad, llegamos al punto donde habíamos dejado el coche al inicio de la jornada.

Al siguiente día madrugamos para dirigirnos hasta el inicio del trekking que nos llevaría al punto de embarque en el río escogido. Fueron más de dos horas de caminata en un bello paisaje de monte con encinas y robles que nos protegían del sol. Inflamos nuestros packrafts en una pradera verde lamida por la suave corriente e iniciamos el descenso. Este transcurrió intercalando tranquilas pozas con suaves rápidos, perfectos para una aproximación a las aguas bravas. Tras llegar al punto de desembarco volvimos a nuestro vehículo caminando de nuevo bajo las encinas.

Este ha sido el primero de una serie de cursos que desarrollaremos durante el transcurso del año. Si estáis interesados en recibir formación específica de packraft no dudéis en escribirme.

Leer más ...

Pocos días antes de irme a vivir al extranjero he logrado hacer algo a lo que llevaba mucho tiempo dando vueltas: un viaje en kayak hinchable cargando con el material de escalada en el que pudiese descender un río e ir escalando por el camino. Con menos tiempo del que me hubiese gustado logré sacar unos días junto con Alfredo, otro amigo que ha sucumbido ante la versatilidad y ligereza del mundo del packraft. Alfredo, a parte de sacarme de cualquier sitio escalando, olvidarse los mapas, ser capaz de correr descalzo durante kilómetros después de una jornada agotadora y viajar con todo el material completamente calado dentro de la mochila, es vecino de un pueblo de Guadalajara, a las puertas del Parque Natural del Alto Tajo.

Leer más ...

En junio de 2015 realicé, junto a tres compañeros, la travesía de Islandia desde Vik, en la costa sur hasta Akureyri, en la costa norte. Fueron un total de 370 kilómetros aproximadamente y tardamos trece días en recorrerlos. El grupo lo formamos cuatro personas: Juan Carlos Jiménez, Eduardo Muñoz, José Carmelo Peñate y yo.

Leer más ...

En la Primavera del 2015 volví a juntarme con José para viajar por Laponia. Hacía ya mucho tiempo que queríamos recorrer la masa de hielo más grande de Noruega continental por encima del círculo polar ártico: el glaciar Svartisen.

Leer más ...

No es un secreto que España, ni siquiera Europa, es el mejor sitio para realizar actividades en piragua hinchable ligera (packraft, detesto los anglicismos pero es lo que hay). En el fondo éstas están pensadas para llevarlas a lugares remotos donde portear una piragua convencional sería imposible o un martirio. Vivimos en un sitio donde siempre hay un acceso medio cercano y una carretera, muy a nuestro pesar muchas veces, recorre el terreno cerca del lugar donde hemos planificado nuestra aventura.

Leer más ...

El pasado fin de semana acudí junto a mi amigo Marco a remar en packraft un clásico de aguas bravas de la zona centro: el tramo  del río Alberche que discurre en a los pies de la sierra de Gredos. Tras el desayuno reglamentario en la churrería del Burgohondo nos dirigimos a Puentearco, lugar de embarque del tramo a recorrer.

Leer más ...

Una madrugada de domingo caminaba por las calles de Budapest con las manos en los bolsillos y la boca escondida tras el cuello alto de mi capucha. Hacía frío y apenas se veía gente por la calle. Cargaba con mi mochila estanca de color blanco y me dirigía hacia la estación de tren, los remos colgando del macuto y las manos en los bolsillos. Apenas había amanecido mientras me subía a un vagón en dirección al sur, a la localidad de Baja situada a las puertas del Parque Nacional Duna Drava. Llevaba ya demasiados días en la ciudad y necesitaba un respiro en la naturaleza, salir de la niebla que envolvía la capital húngara, descansar en soledad del gentío que recorre constantemente una ciudad maravillosa e inagotable.

Leer más ...

Aquí está el vídeo montado y grabado por Marco García sobre nuestra última exploración en packraft por la zona centro. Donde pasamos más frío que en el polo y lo único que descubrimos es que la estupidez humana pocas veces tiene límites.

Leer más ...

Necesitábamos alguna excusa para volver a tomar el desayuno macrobiótico en ese bar perdido del rincón de la sierra. Ese bar de chimenea ardiente, cazadores resacosos y muchachas maquilladas a las ocho de la mañana preparadas para servir el almuerzo a los clientes que entran como gotas de agua atravesando una puerta de cuentas colgantes de mil colores.

Leer más ...

El pasado fin de semana investigamos con nuestros packrafts algunos lugares de la zona centro. Recogí a mi amigo Marco el domingo a las seis de la mañana y a las ocho y media nos estabamos tomando un desayuno macrobiótico en un bar perdido en la serranía a base de huevos, pimientos asados, lomo y patatas fritas (del griego makros=grande).

Leer más ...

Últimas entradas

23 marzo 2017
Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

16 marzo 2017
Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

10 marzo 2017
Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

28 febrero 2017
Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

13 febrero 2017
Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.