12

feb 2014

Páginas en blanco 10. 2014

Cuando era pequeño iba  a pintar con mi hermano a un estudio situado en el centro de Madrid. Nuestra profesora era especialista en encontrar tréboles de cuatro hojas. Nos contaba cómo iba al Parque del Retiro y rápidamente se hacía con numerosos tréboles de los buenos, de los que dan suerte.  Lo hacía gracias a su desarrollada capacidad de observación, fruto de pasar tantas horas trabajando con la mirada poseía una gran habilidad para encontrar objetos discordantes en un entorno concreto. Los elementos diferentes llamaban rápidamente su atención con solo un vistazo.

En la naturaleza salvaje, apenas tocada por la mano del hombre o incluso virgen, el fenómeno se repite en ocasiones. Las notas discordantes llaman la atención rápidamente. El efecto del hombre en el paisaje es evidente aunque su huella sea pequeña. Una  boya naranja en mitad de una enorme bahía repleta de vida, pingüinos, petreles, elefantes marinos, focas, y de repente una boya naranja. Pequeña pero perceptible desde la lejanía y no solo por el color sino por su forma perfecta, por su falta de aleatoriedad. El otro día fuimos a trabajar a Sally Rocks, una bella playa a la que se llega tras un suave descenso en moto de nieve por un glaciar que muere en sus aguas. La nieve caía y el paisaje apenas era visible. Desde lejos comenzaba a dibujarse la playa y algunos animales empezaban a hacerse visibles. Por encima de todos ellos una perfecta bombona de butano de dimensiones no muy grandes se apreciaba desde la lejanía. Y no por su tamaño. Su forma chirriaba entre las piedras de la playa. Inevitable intentar imaginar su origen.

Española no era. El año pasado paseando por la Península Byers me topé con una enorme boya blanca, era casi más grande que yo. Su presencia se antojaba irreal, colocada por un gigante centenares de metros en el interior de la isla. En el mismo Byers me encontraba un día observando una colonia de elefantes marinos desde lo alto de un acantilado de basalto cuando una elefanta llamó mi atención. Llevaba un artilugio de seguimiento satelital colocado en la cabeza: un casco grande y feo sobre su cráneo. Otra vez la manaza del hombre.

Dentro del reino animal también encontramos ejemplos chirriantes entre los propios animales. En la pingüinera de Bahía Falsa habitan centenares de pingüinos de la especie barbijo, la más habitual  en estas zonas. Con un rápido vistazo la nota discordante saltaba a la vista: un pingüino macaroni, único y solitario se paseaba por la colonia más perdido que Paco Martínez Soria en Nueva York. Su plumas de colores tan característicos alrededor del pico rojo contrastaban con la línea negra que el pingüino barbijo, mucho más pequeño, tiene dibujada alrededor del pico del mismo color. El ave daba vueltas de lado a lado buscando, imagino, algún colega. Así pasó meses hasta que le perdimos la pista. Quiero pensar que encontró a los suyos, algo casi imposible en estas latitudes.

En nuestra base también hay algún elemento discordante. Entre la vajilla uniforme y ordenada que usamos desde hace años ha cobrado fuerza y protagonismo en esta campaña un porrón de formas redondeadas. Su origen no está claro. No es un porrón especial ni tampoco está hecho a mano, no ha salido de los pulmones de un artesano cristalero. No. Es un porrón de batalla. Que invita a empinar el codo, a tomar cerveza fría mezclada con limón aunque fuera haga una sensación térmica de menos veinte. El porrón se ha puesto de moda este año en Isla Livington. El pasado domingo aprovechábamos la salida del sol tras varios días de mal tiempo tomando un aperitivo al aire libre en medio de nuestra base en obras. Perdidos en la Antártida un grupo de hombres y mujeres tomaban jamón serrano con pan untado en tomate y chorros de cerveza caían en sus bocas bajo un sol que hacía sus esfuerzos por calentar. Eso también era una nota discordante, como de verano interminable frente a la playa en una tarde sin fin a orillas del Mediterráneo. Pero en la Antártida.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.