13

feb 2014

Páginas en blanco 11. 2014

Nuestro trabajo como guías de montaña en la Antártida a veces roza el surrealismo, como cuando tenemos que realizar misiones del tipo capturar elefantes marinos con una red para tomarles muestras. Cosas que no te enseñan en ninguna escuela de guías. Pero una parte bonita de la vida aquí es la cantidad de cosas que se pueden llegar a aprender de otras profesiones que, por necesidad, te puedes ver obligado realizar. Ello se debe a la cantidad de recursos que se deben desarrollar en un lugar donde uno está aislado y  ha de ser autosuficiente en muchos aspectos.

Por ello el técnico de montaña a veces tiene  que hacer de proel en la Zodiac, mecánico con las motos de nieve o incinerador el día de la quema de basuras. Todo ello se ha de aprender antes. Esta semana le ha tocado el turno a los primeros auxilios. Tras pasar una mañana pinchando anestésicos caducados a una naranja luego tocó coserla. A la hora de comer descansaba sobre la mesa llena de cicatrices, puntos  y agujeros, como si a Naranjito le hubiesen dado una paliza. Luego los elementos se confabularon para lesionar a unos cuantos trabajadores de la base y me tocó inyectar en carne de verdad. A la hora de la noche le había visto el culo a un número importante de la base. Muchos de ellos me miraban con desconfianza cuando me veían cargando el antiinflamatorio en la jeringuilla y les decía que practicaría con ellos. Hubo quien se negó. No me extraña. A media tarde mi amigo J. se cortó un dedo y había que coser. Yo disimulé mi cara de mal rollo cuando vi la herida abierta y la limpiaba de sangre. Mientras, sacaba temas de conversación que no venían a cuento con la intención de hacer de anestésico anímico. ¿De verdad percibes el cambio climático en la base? Increíble como está jugando el Atlético… En el momento de la verdad y con la curva aguja de coser en la mano me vine abajo y no fui capaz de enhebrar la piel de J. Pensaba en los años futuros recordándome campaña tras campaña el desaguisado de una cicatriz mal hecha. Me limité a anudar el hilo negro que asomaba de los labios de su herida. Con eso yo ya me sentía como House.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.