11

ene 2013

Páginas en blanco 11. Sol.

El viento ha caído y ha salido el sol. Un disco pálido  que destaca su forma perfecta entre las  nubes blancas.  EL ruido del viento se ha parado y la calma que reina en el campamento al amanecer es inquietante. Todos nos hemos despertado sobresaltados por el silencio. Los sonidos se amplifican y desde el  saco de dormir se puede escuchar el profundo respirar de los elefantes tumbados en la playa. Durante la noche una suave pátina de nieve ha caído como una sábana de blancura impoluta recién extendida sobre las costas de la península Byers. Ha borrado huellas y caminos. Manchurrones y cadáveres de elefantes y focas. Ahora resplandece bajo un tenue sol que va cobrando fuerza a lo largo del día.  La isla se despierta de manera placentera.

En estos días, raros en la zona, hay que aprovechar para llevar a cabo todo el trabajo posible. Un día de buen tiempo, o incluso unas horas, es sólo el intermedio entre una tormenta y otra. Por ello hay que aprovecharlo. Por la mañana subimos al lago y continuamos los trabajos sobre la capa de hielo parcialmente derretida. A nuestro retorno la claridad permite ver, alrededor,  un espectáculo de los que te hacen sentir afortunado: las islas Shetland del Sur. Nevadas, blancas y en calma se contemplan desde el pequeño cerro conocido con el nombre de Mirador las islas Snow, Smith, Rugged Island y Decepción. Al otro extremo de isla Livingston  se divisan  las montañas Friesland, destacando por encima del paisaje con sus séracs colgantes como merengues a escala  de gigantes.

Por la tarde David y yo nos afanamos en reparar nuestro refugio. El iglú, tras más de diez años de prestar servicio a los investigadores, viste entre sus paredes fisuras e imperfecciones. Es el precio de descansar pesadamente durante más de una década sobre uno de los lugares con peor clima del mundo. Fisuras y grietas recorren el techo como cicatrices del tiempo. En estos días de sol y moscas reparamos los desperfectos preparando  nuestro iglú para próximas campañas.

Por la tarde el sol colorea  los pequeños montecillos situados a espaldas del campamento. Un atardecer largo y pesado como de incendio que no termina de apagarse. Nubes moradas y rojizas que proyectan sombras largas sobre la nieve.   Un día más pero diferente; precursor sin duda de mal tiempo.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.