18

feb 2014

Páginas en blanco 13. 2014

Hoy por fin, después de una semana, volvemos a tener agua.  Parece mentira pero en una base antártica también se congelan las tuberías. El último día que las cañerías funcionaban con alegría y el agua corría en ellas como un torrente en primavera rechacé la corta ducha que solemos darnos cada cierto tiempo. De eso hace ya algo más de una semana. Hice mal. Hasta esta tarde no podré lavarme, ni tampoco toda la ropa sucia que se amontona en un rincón de mi habitación. El primer año que estuve aquí solo estaba permitido darse una ducha de cinco minutos a la semana. Ahora es posible incluso hacerlo cada dos  o tres días.  Eso cuando hay agua. Durante la estancia  en el campamento Byers lo de la ducha es imposible. En mi primera campaña pasé dos meses ahí. La higiene se hacía con toallitas húmedas y, algún día, algo de agua caliente en un barreño. Al subir a bordo del buque que vino a buscarme, la tripulación se apartó para dejarme pasar: me hicieron un paseillo. Me fui directo a las duchas del Las Palmas, vestido. Esta tarde la ducha también promete, así como la lavadora.

D. tiene unos calcetines que no sabemos qué hacer con ellos. Hemos pensado en incinerarlos pero tememos que los gases producidos sean demasiado contaminantes. Por más que los escondemos acaban apareciendo de una manera u otra. Hace años, al meterlos en la secadora (esos no, pero sí otros similares), se produjo una reacción rara y el olor resultante nos hizo pensar que había un incendio. Se disparó la alarma. El equipo de técnicos se armó con el material antiincendios: cascos, hachas, extintores. Dando vueltas a la sala de lavado no lograban descubrir el foco del fuego.

Al final abrieron la secadora y aparecieron los calcetines. Terminaron en la basura. Cosas como esta pasan cuando nos quedamos sin agua mucho tiempo. Nuestra hidratación, de momento, no peligra, pues hay vino y cerveza en abundancia.  Pero el aspecto de algunos empieza a ponernos un poco nerviosos, con barbas largas y pelos de naufrago. Apuesto que mañana amanecerá la base con una dotación afeitada, perfumada y vestida con ropas limpias y brillantes.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.