15

ene 2013

Páginas en blanco 13. Elefantes.

Sorprende ver cómo cambia el paisaje de año a año. Cambia el paisaje y con él los seres que lo habitan. Este año hay mucha nieve, tanta como ningún otro que hayamos conocido. Y también hay  más petreles gigantes cerca de la playa. Sus corpachones descansan sobre la nieve y mueven su cabeza nerviosa. En cuanto detectan la presencia del hombre salen volando con torpeza. Es un ave grande que necesita despegar desde un lugar un poco elevado, por eso anidan en pequeños roquedos. Cuando lo hacen desde tierra requieren una pista de despegue larga que  recorren en  torpe carrera.  Tampoco se ven escúas cerca del campamento. Estas alteraciones tienen un motivo. La presencia de los animales gira en torno a la existencia de alimento.

Decenas de elefantes muy jóvenes yacen  en el interior, sobre la nieve. Son cachorros nacidos hace muy poco, la nieve los ha confinado en profundos hoyos que han ido derritiéndose en su interior quedando ellos dentro. Las crías han quedado atrapadas en el fondo y no tienen fuerza ni posibilidad de salir al exterior. A estas alturas del año  no debería  quedar apenas  nieve pero al haberla  ha cavado la tumba de decenas de elefantes marinos, nunca mejor dicho. Los petreles sobrevuelan su futuro banquete y de vez en cuando se  lanzan en picado contra alguna presa, los elefantes luchan por subir y escapar pero cada vez van teniendo menos fuerza, la mayor parte están desnutridos y algunos, aunque vivos, muestran picotazos en sus cabezas. El espectáculo es dantesco en su sentido más literal, si hiciese calor parecería una tortura para los condenados en el Infierno de Dante: El cielo gris de Byers, el viento ululando sobre sus cabezas, y cantidad de focas recién nacidas intentando salir de un agujero mientras se las comen vivas.  Dan ganas de ir en mitad de la noche y sacarlas una a una de su condena. Pero  más de un biólogo se echaría las manos a la cabeza. Aunque suene manido, la naturaleza es así y se rige por leyes de una crudeza difícil de concebir para nosotros. Las focas que  consigan salir, tan desnutridas, no lograrán sobrevivir al invierno. Y si se salvasen todas son los cientos de petreles expectantes los que yacerían, secos  y cadavéricos, el año que viene en la playa. 





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.