16

ene 2013

Páginas en blanco 14. Deshielo.

Hay un capítulo de la serie Doctor en Alaska en que llega la primavera al pequeño pueblo, y con ella el deshielo. Los habitantes de Cicely se comportan de manera extraña. Construyen esculturas disparatadas en mitad del bosque, adquieren comportamientos que nunca antes habían tenido. Algunos están irritables, otros enamorados o confundidos. La tensión se carga en el ambiente del pequeño pueblo hasta un punto insostenible. La crispación, la pasión y el surrealismo llegan a su punto álgido en el que ninguna emoción más puede ser contenida en el pequeño microcosmos de Cicely y es entonces cuando, ¡Crack! El hielo se rompe, el deshielo ha llegado. Los ríos vuelven a fluir liberados del hielo. Los lagos abandonan su forma solida y el agua se mueve por fin, libre. Las montañas se llenan de líquido que limpia de nieve sus laderas. Los humanos reconducen sus pasiones, su energía se canaliza y vuelven a la vida normal como si nada hubiese pasado.

Byers no es Alaska, ni el campamento es Cicely. No tenemos locutor aunque la radio suena todos los días con una voz metálica pero con un mensaje más frío y repetitivo que el de la serie. No hay un Brick´s donde una rubia te ponga una hamburguesa de alce con una cerveza ni un alcalde que haya sido astronauta. Es una comunidad más reducida, situada en un lugar donde el hombre no debería vivir. Los verdaderos habitantes son elefantes marinos, petreles, escúas, charranes, pingüinos y focas. Pero hay deshielo, y un crujido salvaje ha retumbado durante unas horas por la playa. Los diques de los lagos congelados se han roto debido a las lluvias y a las temperaturas de los últimos días. Han roto y el agua fluye, por fin libre por debajo de la nieve. Un arrullo como de trueno resuena desde entonces. Y el agua, a su paso, limpia de nieve la llanura. Deja al descubierto un musgo verde casi luminoso con muchas tonalidades imperceptibles a primera vista. Ahora el paisaje irá cambiando día a día, incluso hora a hora. Y con él algunos animales marcharán y otros llegarán. El deshielo dará lugar a un verano tardío que, antes de alcanzar su plenitud, empezará a agonizar con el frío y la oscuridad del próximo invierno.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.