18

ene 2013

Páginas en blanco 16. Pingüinera.

Hace cuatro años trabajé en una pingüinera situada cerca del campamento. Acompañé a un pingüinólogo, palabra que no creo que exista, a medir y sacar sangre de decenas de pingüinos. Pasé una semana entera en ese lugar y ahora, años más tarde, vuelvo a visitarla.
 
A primera vista la colonia de pingüinos ha crecido. Aparecen aves incubando en nidos antes abandonados.  En esta época del año los huevos han eclosionado hace poco y los pollos, a razón de dos por nido, permanecen aún al calor de sus progenitores, sin salirse del pequeño circulo de piedras.  Tanto la hembra como el macho incuban los huevos y ambos se turnan para ir hasta el mar en busca de alimento y traerlo para sus crías. Los pollos aún no se mueven por el entorno y la pingüinera permanece, de momento, ordenada. Los nidos, construidos con pequeñas piedrecitas colocadas en círculo se disponen en varias terrazas desde lo alto de un cerro hasta primera línea de playa. A parte de estas aves, otras especies conviven en la colonia formando un organismo donde todos los elementos se interrelacionan.  Junto al primer nivel, rozando las olas del mar, se desparrama un par de núcleos de elefantes marinos. Muy cerca de ellos encontramos los primeros nidos de piedras algunos de ellos sobre lo que queda de un esqueleto de ballena. Los petreles flanquean la colonia desde posiciones más elevadas, como vigilantes apostados en aéreas atalayas. Siempre al acecho y expectantes se encuentran las escúas. En parejas recorren la pingüinera buscando  continuamente algo que rapiñar o algún polluelo de padres despistados que sea presa fácil para esta ave carroñera. Las escúas desarrollan estrategias sorprendentes para hacerse con sus presas, a veces lo hacen incluso en grupo despistando a los padres por un lado mientras que por el otro se escapan con el polluelo. Las gaviotas y los charranes están también presentes en la dinámica estructura.

La pingüinera está viva. Crece, disminuye y está en continuo movimiento. Se modifica. Cuando los pollos crezcan saldrán de sus nidos. Si son españoles permanecerán algo más de tiempo con sus padres. Entonces se formarán guarderías donde los jóvenes se juntan al cuidado de uno o dos adultos. De esa manera los padres podrán encargarse más libremente de buscar sustento.  El orden actual de la  pingüinera entonces se rompe y grupos menores vagan por el interior de la colonia. Cuando los padres acuden desde el mar con la comida para sus crías se dirigen a las guarderías y, a través del sonido, reconocerán y llamarán a sus crías. Entonces comenzará la fase de las carreras, el padre llama a las crías y estas se dirigen hacia él. En el último momento el adulto echa a correr y el que lo alcance obtendrá, como premio, la comida. Así un pingüino irá creciendo cada vez más fuerte y sano y el otro se irá convirtiendo en el débil. Seguramente no llegará al invierno y acabará siendo pasto de las escúas. En esta fase llama la atención la diferencia de tamaño de los hermanos de misma edad, el esmirriado frente al hercúleo, bien alimentado. Selección natural. En la fase de las carreras la pingüinera está hecha un desastre. Las blancas  cagadas a chorro de los pingüinos dibujan un gigante cuadro de Pollock apreciable desde lo alto de la colonia. Las escúas chillan constantemente excitadas con el banquete pues los débiles empiezan a caer y los grupos grises de polluelos corretean como enjambres de abejas de un lado para otro.  Los gruñidos de los elefantes marinos, los graznidos de los petreles y los chillidos de los charranes contribuyen a la esquizofrenia general. 

Con la llegada del invierno  los pingüinos abandonan la colonia. Cada cual marcha por su lado. Al cabo de un año volverá a encontrarse el macho con la hembra. La cita de todos los años tendrá lugar exactamente en el mismo nido, temporada tras temporada.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.