22

ene 2013

Páginas en blanco 18. Marte.

Han venido mis amigos los marcianos. Desembarcaron un día de niebla densa en la playa, ya con apenas elefantes. Veteranos de varias campañas acuden a esta zona con la intención de estudiar el permafrost. Los resultados se aplican a un programa espacial de investigación del suelo marciano, en concreto al permafrost que ahí se encuentra. Yo pienso que, a veces, la sensación que se tiene cuando se pasea por el interior de la península es similar a la de los astronautas en el espacio. El viento y la niebla están casi siempre presentes y por ello uno se ha de cubrir casi todo el cuerpo, ojos y cara incluida. Los relieves del lugar son suaves y el firme está compuesto  por tierra y pequeñas rocas de aspecto quebradizo. Se parece a las imágenes que hemos visto del hombre en la luna o a la de muchas películas del espacio. Pero el color no es grisáceo sino ligeramente marrón, por ello pienso que se debe parecer a Marte o, al menos, así me lo imagino.  La comunicación a menudo es difícil debido al viento y el sonido de la radio es constante. La línea de costa de la Península está llena de vida pero el interior es yermo y austero. Al retornar al iglú después de un día de trabajo en el interior la sensación es como la de volver  a una nave espacial, por fin puedes descubrirte y encontrar un lugar donde hablar y no escuchar el sonido constante de tu respiración. Un refugio donde no estar expuesto a los agentes externos. Un pequeño lugar habitable levantado sobre una parte del planeta no hecha para que el ser humano se instale en ella.

Mis amigos marcianos pasan horas clavando estacas en el suelo y desenterrando aparatos y palos. Yo les ayudo en lo que puedo pero me gusta mirar la emoción que les provoca un puñado de tierra, una piedra más redonda que otra o un trozo de hielo. Trabajan el terreno más pobre y yermo del mundo con el cariño de una señora inglesa al cuidar su pequeño huerto en la campiña. Es una de las cosas que he aprendido de los científicos, la belleza del paisaje a menudo no se puede apreciar con los ojos, no se puede ver.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.