24

ene 2014

Páginas en blanco 2. 2014.

Los rayos del atardecer golpean el casco del Aquiles de forma oblicua, marcando sus contornos y delineando las aristas y el perfil de un barco de guerra enorme de formas cuadradas y rectas. Desde lejos los buques de guerra me recuerdan siempre a las maquetas de mi infancia. Las que hacía mi hermano eran complejas y requerían de gran paciencia y trabajo. El Aquiles sería una maqueta hecha por mi. Con pocas piezas y más bien basta. Ángulos rectos y formas simples. Se trata de un buque de más de cien metros de eslora destinado al transporte de tropas. Es cómodo y amplio. Navega más rápido de lo que estamos acostumbrados y en sus salones cuenta con un bar, un karaoke y una sauna, entre otras cosas imagino más importantes. En la Antártida y en sus aguas no está permitida la presencia de armamento militar, yo quiero pensar que han sustituido el polvorín por el bar, y los misiles por el cargamento de whisky, cerveza y Casillero del Diablo. Pese a ello las normas en un buque de la Armada son estrictas y el comandante, antes de iniciar la travesía, nos explica las normas en una charla de seguridad previa al viaje. En ella nos advierte que no podremos emborracharnos a bordo, sobre todo antes de bajar a tierra a trabajar. Según sus palabras si descubre restos de alcohol en nuestro aliento no nos dejará desembarcar. Tampoco está permitido llevar alcohol en los camarotes sin su permiso. En este punto los búlgaros se miran nerviosos.

Para llegar hasta la Antártida desde Patagonia hay que cruzar antes el Canal de Drake, también llamado Mar de Hoces. Según aquellos que saben, gente curtida por el mar, con olor perenne a salitre y  tez quemada por el reflejo del sol, es uno de los peores mares del mundo, con olas altas como castillos que curan de humildad al navegante más valiente. Creo que este es mi cruce número ocho o nueve y la posibilidad de pasarlo borracho se  presenta como una de mis peores pesadillas. Ya hay que hacer demasiado esfuerzo para no marearse y vomitar todo lo ingerido como para buscar encima un mareo extra bebiendo pisco sour.  Normalmente, una vez que comienza el cruce del Drake al abandonar el canal de Beagle y pasar a la altura del cabo de Hornos, el barco comienza su bailongo y los pasajeros desaparecen. Desde ahí hasta encontrar el refugio de las Shetland del Sur el viaje puede ser incómodo, un horror o una pesadilla. Lo habitual suele ser permanecer en la cama y mirar desde ahí el ojo de buey casi permanentemente por debajo del agua. Intentar leer, ver alguna película o asistir a alguien que está peor que tú y abastecerle continuamente de bolsas nuevas para el vómito. Cuando las cosas están muy mal, ni siquiera funciona la cocina. En esas ocasiones la puerta del camarote se abre a veces y alguien te lanza una manzana para masticar mientras sigues en posición horizontal, tratando de ingerir algo mientras ves un episodio de Juego de Tronos perdido en mitad del Océano. Y ahora nos dicen que no podemos emborracharnos, me encantaría que nos contasen sobre casos precedentes, con fotos y eso. En vez de ello la charla de bienvenida da paso a la misa. Misa con guitarras y canciones de la que, por no ser obligatoria, me escaqueo. Se largan  amarras y el Aquiles comienza su navegación por los canales magallánicos, sobre una mar tranquila y un sol agonizante. Con cerca de doscientos pasajeros a bordo entre técnicos, científicos y dos adolescentes ganadoras de un concurso de dibujo cuyo premio consiste en esta travesía ente Punta Arenas y Puerto Williams, última población antes de lanzarnos al Océano abierto. Las ovacionamos con un aplauso que ellas reciben con  seriedad de académico nonagenario. Y el buque continua su andadura con movimientos de ballena perezosa, internándose en los canales con tranquilidad y elegancia.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.