11

ene 2015

Páginas en blanco 2. Las crónicas de la campaña antártica 2014-2015.

2) Canal de Drake

Las cosas han vuelto a la normalidad respecto al año pasado, cuando los recortes que se hicieron en ciencia no permitieron al buque español Hespérides participar en la campaña antártica y ésta fue mucho más parca en duración y recursos. En aquella ocasión, para llegar hasta nuestras bases, hubimos de ser ayudados por la logística extranjera y, en mi caso, viajé hasta la base a bordo del buque Aquiles de la Armada chilena. Este año volvemos a estar abordo  del Hespérides.

El barco fue botado en marzo de 1990 y es el buque insignia de la investigación oceanográfica española. De pequeño recuerdo las noticias en la televisión el día de su botadura y me parecía emocionante el barco y la gente que se embarcaba en lo que en ese momento estaba a la vanguardia de la ciencia y la tecnología en nuestro país. Recuerdo envidiar y soñar  con esa vida de viajes y aventuras en los polos. Algo que no he podido dejar de hacer en todos estos años. Es curioso que más de veinte años después  aquí me encuentre, en las entrañas del barco naranja, con todos estos científicos y militares a bordo, navegando las aguas más peligrosas del mundo. Si algo ha pasado en estos años, desde que soñaba con embarcarme en el Hespérides hasta ahora que formo parte de este curioso engranaje, es que todo me resulta mucho menos glamoroso, menos aventurero, pero mucho más cálido y claro, más cercano. Un puñado de gente normal que acude a la Antártida a trabajar, ya sea científico o técnico. De eso se trata simplemente. En contra de lo que pensaba lo maravilloso se produce en el trato con las personas y con las historias que de ahí surgen; el paisaje pese a ser único, ha pasado a un segundo plano. Es en la calidez humana donde la experiencia alcanza su punto álgido.

Ahora cruzo el Canal de Drake y el barco apenas se mueve. La navegación legendaria de este paso se convierte en monotonía y tedio cuando uno es simplemente transporte y, encerrado e inútil en su camarote y a través del ojo de buey, ve las olas pasar sin descanso y los petreles sobrevolarlas cercanos. El sueño se mezcla con la luz artificial del buque y el paso de las horas y del día sólo está marcado por el horario de las comidas. Al menos, al no moverse el barco, uno puede pasear por él y zascandilear por sus pasillos y salones.

En tres días llegaremos a la base Gabriel de Castilla en Isla Decepción. Luego pondremos rumbo hacia Isla Livingston donde se encuentra la base Juan Carlos I en la que trabajo. Hasta entonces me temo que toca vivir el sueño en su forma más literal: dormir, comer y leer en el camarote acompañado por el inquietante crujido del barco en su suave cabeceo.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.