24

ene 2013

Páginas en blanco 20. Comida.

Hace tiempo escuché los consejos de algunos viajeros polares acerca del entrenamiento para sus travesías. Muchos coincidían en que apenas entrenaban. Únicamente se empleaban en coger unos kilos de más que luego, durante sus viajes, quemarían y les servirían de reservas frente a una dieta hipocalórica. Ese es un buen entrenamiento, y decidí ponerlo en práctica. Durante la campaña antártica de aquel año casi engordo diez kilos en cuatro meses. A la vuelta me preparé para una expedición de 400 kilómetros por el Ártico, y lo hice desde el sofá de mi casa, comiendo. Todos los días entrenaba echándome al estómago bollos y todo aquello que encontraba. Pasaba las tardes en el sofá viendo la tele y comiendo y, cuando me llamaban mis amigos para salir a escalar tenía que decir:

-No puedo, tengo que entrenar.

Entonces colgaba el teléfono y me comía otro donut. Ese sí que era un buen entrenamiento. Nada de correr por las mañanas y perder peso para escalar más ligero. O hacer dominadas con dos dedos sufriendo colgando como un chorizo. No. Nada de eso. El entrenamiento polar es mucho más divertido, tienes que lograr repetir plato en todas las comidas y buscar los productos más grasientos del mercado. El esfuerzo es importante pero merece la pena.  Las únicas barritas energéticas que sirven son las de chorizo o longaniza. También es importante  beber mucho alcohol pues todos sabemos que es bueno en la lucha contra el frío y, además, engorda.

Durante la campaña antártica es difícil no seguir las directrices de el entrenamiento polar pues la comida es potente y más que abundante. A menudo me preguntan cómo nos alimentamos y mucha gente piensa que ingerimos comida liofilizada como si fuésemos astronautas. Pero nada más lejano de la realidad, nuestro campamento está lleno de comida por todos lados. Por un lado la que recibimos de la base preparada por un cocinero profesional y envasada al vacío, platos elaborados y auténticos manjares. Por otro lado, las abundantes provisiones que hemos traído con nosotros donde van incluidas chocolatinas y chucherías de todo tipo así como embutidos, vino o cervezas. La actividad tampoco es excesiva y resulta difícil no engordar.

Aquel año seguí al pie de la letra todas las recomendaciones del entrenamiento polar pero la cosa no funcionó y acabé  mi viaje rescatado por un gran helicóptero que aterrizó en el hielo al cabo de unas semanas. En el futuro intentaré nuevas formulas.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.