BLOG

Categoría: Paginas en blanco 2013

Sorprende ver cómo cambia el paisaje de año a año. Cambia el paisaje y con él los seres que lo habitan. Este año hay mucha nieve, tanta como ningún otro que hayamos conocido. Y también hay  más petreles gigantes cerca de la playa. Sus corpachones descansan sobre la nieve y mueven su cabeza nerviosa. En cuanto detectan la presencia del hombre salen volando con torpeza. Es un ave grande que necesita despegar desde un lugar un poco elevado, por eso anidan en pequeños roquedos. Cuando lo hacen desde tierra requieren una pista de despegue larga que  recorren en  torpe carrera.  Tampoco se ven escúas cerca del campamento. Estas alteraciones tienen un motivo. La presencia de los animales gira en torno a la existencia de alimento.

Leer más ...

Como era de prever el mal tiempo ha vuelto y con él la lluvia y un ligero viento creciente del Sur. Hemos amanecido con el golpeteo de las gotas sobre la tienda. La humedad es muy alta y dentro de nuestras tiendas el saco y las esterillas se van empapando de manera misteriosa. En el iglú, pese a estar parcialmente reparado, se forman pequeñas goteras. Escupen gotas que caen sobre el desayuno y sobre las cabezas, lluvia de un grado sobre cero, fría y un poco densa. Los elefantes callan, y no se escuchan sus sonidos desde el campamento. Parece que hubieran abandonado la isla de repente, como si se hubiesen puesto de acuerdo para una migración por motivos imposibles de entender para los humanos.

Leer más ...

El viento ha caído y ha salido el sol. Un disco pálido  que destaca su forma perfecta entre las  nubes blancas.  EL ruido del viento se ha parado y la calma que reina en el campamento al amanecer es inquietante. Todos nos hemos despertado sobresaltados por el silencio. Los sonidos se amplifican y desde el  saco de dormir se puede escuchar el profundo respirar de los elefantes tumbados en la playa. Durante la noche una suave pátina de nieve ha caído como una sábana de blancura impoluta recién extendida sobre las costas de la península Byers. Ha borrado huellas y caminos. Manchurrones y cadáveres de elefantes y focas. Ahora resplandece bajo un tenue sol que va cobrando fuerza a lo largo del día.  La isla se despierta de manera placentera.

Leer más ...

En nuestro trabajo en la Antártida se hacen cosas muy raras. También se ven cosas muy raras. Vestidos con el material de escalada más técnico del mercado hemos cazado pingüinos para extraerles sangre, también vestidos de esta guisa nos hemos dedicado a pescar anostráceos en un lago de medio metro de profundidad armados con una espumadera. Cosas que no te enseñan a hacer en la escuela de guías de montaña. Escalar una antena en mitad de la ventisca o portear litros de agua de un campamento a otro.  Hace poco veía a un gran escalador con gafas de ventisca y vestido para escalar la norte del Eiger metido en un almacén con agua hasta los tobillos golpeando con un piolet técnico un bloque de hielo en el suelo, el agua salpicaba y parecía que le hubieran echado por encima litros y litros de agua.

Leer más ...

Con la mar más o menos en calma y la playa llena de elefantes retozando entre las algas desembarcan, por fin,  los científicos en Byers. Son ya veteranos en este lugar y conocen el entorno  mejor que nadie. Ya no les sorprenden los eructos descomunales de los elefantes en la playa o sus ojos enormes y coloreados de rojo al luchar, jugando, contra otros machos. Sí les sorprende esta vez la cantidad de nieve que hay en la playa y que hayamos venidos a recibirles con una pulka en vez de con las típicas mochilas.

Leer más ...

Si hay algún elemento que defina la estancia en este campamento o en cualquier punto de la Península Byers, es el viento. Los dos iglús, pintados de un rojo ya desteñido, se asientan sobre una explanada musgosa sin protección alguna. Algunas pequeñas agujas rocosas donde anida el petrel gigante se yerguen cercanas, pero estas pequeñas formaciones no ofrecen escudo frente al viento que azota el campamento. Las tiendas de campaña miran ordenadas hacia el sur, en dirección al mar y a la esquiva y casi siempre oculta, Isla Decepción. Entre ella y la Península Byers se extiende un mar verdoso, casi siempre floreado de espuma blanca.

Leer más ...

Desembarcamos a las seis de la mañana en la playa sur de la Península Byers. Normalmente en esta época del año un sendero desgastado serpentea paralelo a un arroyo (arroyo Petreles), esquivando musgos y otras formas de vida de interés. El sendero conduce al campamento y se recorre decenas de veces al día para descargar el material dejado en la playa. Pero este año está todo nevado. El paisaje permanece cubierto de una capa de más de un metro de nieve húmeda que acaba en la orilla lamida por el ritmo constante de las olas del mar. Una capa de nieve sin consistencia que te hace hundirte hasta las rodillas cuando la pisas. Al llegar a los iglús, situados cuatrocientos metros en el interior, la nieve cubre casi por completo su estructura. Esto no es normal en esta época del año.

Leer más ...

Los días en la base se terminan. No he hecho nada más que llegar y en breve abandonaré la base nuevamente. La logística española en la Antártida cuenta  con dos bases permanentes y un buque científico que se encarga de abastecerlas y transportar material y personal humano: el Hespérides. A parte de estas dos bases existe un pequeño campamento en una zona de gran interés científico. Situado en el extremo occidental de la isla Livingston el campamento Byers consta de dos iglús de fibra situados en una península libre de hielo. Es un paisaje austero e inhóspito, arrasado por vientos y salpicado de extrañas formas geológicas.

Leer más ...

Al releer lo escrito los últimos días observo que no menciono la parte laboral del asunto, el por qué estamos aquí y qué hemos venido a hacer.

Leer más ...

Como es día libre el comedor, por la mañana, está despejado y apenas hay gente. Hay tiempo para exprimirte tranquilamente unas naranjas y hacer un desayuno de dos cafés. Un desayuno largo hablando de vacaciones en islas del mar Mediterráneo. Este día, además, sale el sol, disminuye el viento y está despejado. Uno se siente afortunado. Si además hay nieve para esquiar y tus compañeros quieren acompañarte, éste se convierte en el mejor lugar del mundo para trabajar una temporada.

Leer más ...

Últimas entradas

23 marzo 2017
Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

16 marzo 2017
Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

10 marzo 2017
Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

28 febrero 2017
Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

13 febrero 2017
Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.