BLOG

Categoría: Paginas en blanco 2014

Ha llegado la hora de cerrar la base. Dejarla descansar un invierno más. Que se vuelva a hundir en la noche de un invierno frío y solitario hasta que desembarquemos de nuevo. No creo que nadie pase por ahí hasta la próxima campaña. La base se prepara para la invernada. Se sellan las puertas para que la ventisca no se cuele por sus rendijas.

Leer más ...

Llevo unos días soñando con ballenas. No suelo tener sueños recurrentes pero desde que he llegado aquí este se ha convertido en uno de ellos. Muchas son las noches en que aparecen en mi cabeza decenas de lomos oscuros y ligeramente plateados que emergen para respirar de un mar en calma y denso como el mercurio. Un gran grupo de ballenas apenas reconocibles por sus lomos azabache y sus pequeñas aletas. En la vida real es difícil ver algo más de uno de estos animales a no ser que se tenga la suerte de verlos saltar o de bucear junto a ellos. Hay algunas especies, como los cachalotes, que permanecen un rato inmóviles junto  a la superficie, y es posible aproximarse y contemplarlos desde el barco para poder apreciar su tamaño, casi irreal, a la sombra del buque. En mis sueños nada se aprecia, solo unos grandes lomos  que avanzan en mitad del mar.

Leer más ...

Hoy por fin, después de una semana, volvemos a tener agua.  Parece mentira pero en una base antártica también se congelan las tuberías. El último día que las cañerías funcionaban con alegría y el agua corría en ellas como un torrente en primavera rechacé la corta ducha que solemos darnos cada cierto tiempo. De eso hace ya algo más de una semana. Hice mal. Hasta esta tarde no podré lavarme, ni tampoco toda la ropa sucia que se amontona en un rincón de mi habitación.

Leer más ...

Más de uno ha definido el entorno polar como la combinación perfecta entre mar y montaña. En Isla Livingston los glaciares se derrumban en el mar azul creando barreras de hielo que caen a pico sobre el agua. A veces en algunas calas el hielo desciende lento y suave hacia la línea de mar como en Caleta Argentina o en Sally Rocks. En otros casos el glaciar, en su retiro, deja salientes de roca desnudos de hielo en forma de cabos, puntas o pequeñas penínsulas.

Leer más ...

Nuestro trabajo como guías de montaña en la Antártida a veces roza el surrealismo, como cuando tenemos que realizar misiones del tipo capturar elefantes marinos con una red para tomarles muestras. Cosas que no te enseñan en ninguna escuela de guías. Pero una parte bonita de la vida aquí es la cantidad de cosas que se pueden llegar a aprender de otras profesiones que, por necesidad, te puedes ver obligado realizar. Ello se debe a la cantidad de recursos que se deben desarrollar en un lugar donde uno está aislado y  ha de ser autosuficiente en muchos aspectos.

Leer más ...

Cuando era pequeño iba  a pintar con mi hermano a un estudio situado en el centro de Madrid. Nuestra profesora era especialista en encontrar tréboles de cuatro hojas. Nos contaba cómo iba al Parque del Retiro y rápidamente se hacía con numerosos tréboles de los buenos, de los que dan suerte.  Lo hacía gracias a su desarrollada capacidad de observación, fruto de pasar tantas horas trabajando con la mirada poseía una gran habilidad para encontrar objetos discordantes en un entorno concreto. Los elementos diferentes llamaban rápidamente su atención con solo un vistazo.

Leer más ...

Hay quien sube a una montaña para ver las vistas. Otros lo hacen simplemente por el placer de escalarla. Hay quien quiere batir records y se inventa cosas rarísimas para ser el primero. También hay personas que suben solo para bajarlas rápido, y en paracaídas. Aquí últimamente subimos a montañas para montar un aparato que parece recién salido de un cómic de los ochenta, o de la mente del Profesor Bacterio: con un condensador de fluzo en su base y una antena metálica colocada sobre un trípode. Es un equipo que pesa lo suyo y a veces subirlo hasta la cima no es fácil.

Leer más ...

Continuamos los trabajos en la base.  El grupo de montaña al que pertenezco pasa prácticamente todos los días trabajando en los glaciares que rodean nuestras instalaciones en Bahía sur. El glaciar Johnson y el Hurd son objeto de estudio desde prácticamente los inicios de la base, a finales de los años ochenta.  Uno de sus principales proyectos tiene monitorizado el glaciar para estudiar su dinámica con el paso de los años.

Leer más ...

Internet ha llegado a la base. Hasta ahora solo disponíamos de un servidor privado al que llegaban los correos vía satélite. Desde hace un par de días han instalado internet y el panorama ha cambiado rápidamente. Ahora tenemos wasapp en nuestros teléfonos y podemos trabajar por la base mientras mandamos un mensajillo a los amigos a miles de kilómetros de distancia. A la hora de la comida del primer día de la nueva era nadie hablaba con nadie. Todos agachaban la cabeza y tecleaban en sus teléfonos los cortos mensajes.  Las vías de comunicación cambian y la manera de hacerlo también. El avance de la tecnología es vertiginoso en cuestiones de comunicación, de ello te das cuenta en rincones alejados como este. Esta noche veré a mi familia vía Skype.

Leer más ...

 He pasado unos días trabajando en uno de mis lugares predilectos de las cercanías de la base: Sally Rocks. Una playa con nombre piratesco. La lengua de glaciar Hurd desciende suavemente hasta casi tocar el agua. Según nuestros datos en el año 1956 el mar lamía ligeramente el hielo, ahora dista unos centenares de metros de él. En ellos los grises cantos rodados se mezclan con zonas de barro y musgos.

Leer más ...

Últimas entradas

23 marzo 2017
Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

16 marzo 2017
Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

10 marzo 2017
Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

28 febrero 2017
Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

13 febrero 2017
Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.