25

ene 2013

Páginas en blanco 21. Hielo.

Hoy ha sido el último día de trabajo en el lago. A primera hora hemos subido todos ha realizar las últimas mediciones de esta campaña y a retirar el material de trabajo que dejamos en la zona. A falta de otro investigador he acompañado a un científico al interior del lago.  Este todavía se encuentra congelado y caminamos sobre su superficie hasta una perforación realizada hace cerca de tres semanas. Para aproximarnos lo hacemos con trajes estancos de supervivencia pues entraña cierto riesgo al poderse romper el hielo y caer al agua. El deshielo, aunque tardío, ha llegado este año y las capas de hielo y nieve superficiales están ahora mismo sublimando y desapareciendo. También empleamos una barca hinchable como elemento de seguridad, como flotador al que asirnos en caso de necesidad. Con tiento nos desplazamos hasta el agujero y comenzamos a trabajar en él tumbados sobre el hielo. Al asomar la cabeza por la perforación se abre un mundo oscuro de luces raras, un mundo de brillos y de tonalidades como de otro planeta.  Como siempre, el paisaje en apariencia vacío se construye si hay una persona que lo interprete. Al mirar hacia abajo, a través del oscuro butrón, se distinguen diferentes espesores de hielo bien diferenciados. Cada uno tiene un color y una textura distinta a la otra. En primer lugar una capa de nieve blanca se apoya sobre un hielo gris y lleno de burbujas. Esta capa corresponde con las recientes nevadas y el hielo sobre el que se asienta: es el hielo de transición. El blanco de la nieve aparece cortado a cuchillo, sobre el gris acuoso de la siguiente capa. El hielo de transición está salpicado de burbujas  y su espesor es mayor que el de la capa superficial. Bajo él observamos el hielo negro.  Treinta centímetros de hielo macizo, oscuro como el azabache. Es el hielo que da solidez a la superficie del lago y gracias a él, podemos caminar con seguridad. En aproximadamente treinta centímetros de espesor de hielo negro puede llegar a aterrizar un helicóptero. Pero este hielo sólo se encuentra en el interior del lago, en las orillas no tiene tanta solidez y son, por tanto, inseguras. Cuando nos desplazamos hacia la salida del lago, el sol se ha elevado sobre nuestras cabezas, tímidamente, y la temperatura ha subido. Al aproximarnos a las orillas el hielo de transición ya no resiste nuestro peso y  se rompe bajo nuestros pies llegando a tocar la capa resistente.  Abandonamos el lago un año más esperando retornar el año que viene. Hasta entonces quedará dormido bajo sus capas de hielo de las que este año, de momento, no ha salido liberado.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.