01

feb 2013

Páginas en blanco 22. Recogida.

Un buque envuelto en la niebla señaló el inicio de nuestro último día en el campamento. Un buque envuelto en niebla y  viento. La labor de desmantelamiento del campamento empezó con retraso. El viento no hacía posible las maniobras. Dentro del iglú comenzamos la espera, con el material listo para ser recogido. El viento aumentó y a las pocas horas alcanzaba rachas de más de cien kilómetros por hora reventando algunas tiendas mientras otras se doblaban peligrosamente. Cuando empezaron las maniobras el viento decreció un poco pero la lluvia aumentó. Continuamos con la carga de material durante muchas horas. A menudo las Zodiacs tenían que detener su trabajo pues navegaban rozando el límite de la seguridad. Nosotros mientras recorríamos los cuatrocientos metros que separan la playa del campamento cargados con bidones y otros materiales. Las maniobras continuaron durante la ya oscura aunque todavía corta noche antártica. Desde el campamento se podían observar las pequeñas luces de nuestros frontales parpadeando en la oscuridad del camino. A las cuatro y media de la madrugada la última barca abandonaba la playa en dirección al buque con nosotros a bordo.

Las luces de las zonas polares son extrañas. Estas reflectan en el mar y en el hielo, a deshoras, cuando los que vivimos en una franja del planeta más habitable no estamos acostumbrados a la claridad o a la oscuridad. El ocaso se junta con el alba y no se sabe si amanece o anochece. En el momento de nuestra salida de la Península Byers ya es de día. Hace unas horas ha empezado a amanecer con una luz clara y suave. Los momentos mágicos del ocaso, para nosotros acostumbrados a ser fugaces e intensos, se diluyen en el tiempo en esta latitud, son más dulces y suaves, y se percibe una gran calma. Tras una tormenta de lluvia y viento como la que hemos tenido reina una calma luminosa, una calma que da lugar a una tranquilidad casi onírica. La playa se aleja y en ella quedan los verdaderos habitantes de estas islas: elefantes, pingüinos y muchos otros animales. Nosotros emprendemos el rumbo al buque y a la comodidad. El mar de color de plata salpica borreguillos de espuma al paso de nuestra motora. Nosotros avanzamos en silencio calados y entumecidos. Sabemos que en pocos minutos estaremos bajo la primera ducha de agua caliente en más de un mes, para más tarde dormir entre sábanas y mantas.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.