27

ene 2014

Páginas en blanco 3. 2014.

Un barco grande y espacioso, un mar en calma y un cielo despejado y azul hacen de este cruce del Canal de Drake el más cómodo que haya hecho jamás. Olas apenas perceptibles golpean la amura del buque que continúa su rumbo imperturbable sobre un mar azul intenso. Rodeados de agua como nos encontramos y sin ninguna referencia a la vista un turista despistado podría pensar que en vez de a la Antártida nos dirigimos hacia Mallorca. Y más si a ello le sumamos un karaoke nocturno y un bar con barra de madera y camarero salido de Verano azul. Algunos dameros y albatros sobrevuelan la popa del Aquiles haciendo pasadas rasantes sobre la estela provocada por los quince nudos del buque. La gente charla y fuma en la popa, descansan entre comida y comida y hacen tiempo a que el bar se abra y a que enciendan el karaoke, con sus luces de colores y su bola discotequera. En América Latina hay auténticos profesionales del micrófono y yo intento escapar rápidamente de la zona de acción cuando buscan voluntarios para ser humillados.

Pero el ambiente del Aquiles no fue siempre tan festivo, o al menos no en los anteriores Aquiles de la Armada chilena. Tres buques llevaron antes su nombre y su historia merece la pena ser reflejada. Sobre todo la del primero de ellos en la época heroica de la navegación. Se trataba de un bergantín  construido en Burdeos, Francia, en 1820. Fue capturado cinco años más tarde en la isla de Guam por parte del teniente Don Pedro Angulo junto con otro oficial chileno y diez tripulantes más. Tomaron control del navío e izaron el pabellón chileno para dirigirse posteriormente a México y luego a Valparaíso. Años más tarde participaría en la conquista de Chiloé y en diversas acciones contra la Confederación Perú-Boliviana. El Aquiles (1º) se perdió en Valparaíso en 1839. Me gustaría saber cómo. Si pasas la mayor parte del viaje leyendo libros de Patrick O ´Brian, historias como esta te llenan la cabeza de aventuras y de sueños. Encontramos también un par de Aquiles más al servicio de la Armada chilena, eso sí, con vidas más tranquilas. El 2º fue construido en 1890 y hasta el 1929, fecha en la que fue dado de baja y desguazado, prestó servicio como remolcador a la Artillería de Costa. El Aquiles (3º) fue construido en Dinamarca en el año 1953 y utilizado por la Armada de Chile desde el año 1967 como buque de transporte en la Armada de Chile hasta que fue vendido a unos particulares en agosto de 1988. Me pregunto  dónde se encuentra ahora. Tras este, llegamos a nuestro actual Aquiles AP-41, construido, esta vez sí, en Chile (astilleros de Asmar Talcahuano) y botado en el año 1987 como buque auxiliar de transporte de carga y pasajeros. En él nos movemos a ritmo de bachata por las noches.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.