15

ene 2015

Páginas en blanco 3. Las crónicas de la campaña antártica 2014-2015

3) Epidemia

Tras cinco días de crucero desembarcamos, por fin, en Isla Livingston. Una vez que pongo el pie en la base parece que de ella no hubiese salido desde la primera vez que, hace siete años, hice mi primera campaña. Poco o nada cambia en la pequeña bahía frente a la cual se extiende la base. Puede haber más o menos nieve en los glaciares de los alrededores según la época del año pero a parte de ello, los cambios no son perceptibles. Las ballenas acuden a la bahía año tras año y es fácil verlas alimentarse en estas aguas, los pingüinos merodean por la playa en pequeños grupos, mirando nuestro ir y venir con cara despistada. Algún que otro elefante descansa sobre los cantos rodados día y noche. En la base, entre los edificios de corte futurista y colores chillones el personal de la base deambula de un lado para otro al compás de las horas que dicta el horario laboral con el que regimos nuestras jornadas. Algunos hielos se desprenden de vez en cuando formando truenos que resuenan en toda la bahía y el graznido de los charranes y de las escúas acompañan el pasar de las horas en el verano austral. En líneas generales, y muy por encima, así pasan los días en nuestra vida en Bahía Sur.

A veces ocurren cosas que alteran la vida en la base. La visita de un pequeño velero con un grupo de jóvenes navegantes franceses, una gran tormenta que nos recluye a todos durante días en el interior de nuestros módulos, o la bajada a tierra por unas horas de un enfermo que contagia al personal de la base con la velocidad de un reguero de pólvora.

 El paciente cero en cuestión baja a tierra y toma un café en la cocina de la base, tiene un poco de fiebre y se suena los mocos constantemente. Pasadas unas horas, y agotado por el cansancio y la enfermedad, decide volver al barco  tras la visita. El tiempo empieza a correr y al día siguiente un par de técnicos de la base acusan algunos síntomas, primeras fiebres, fríos y temblores. Por la tarde se suma algún científico y a las cuarenta y ocho horas empezamos a hablar de epidemia. Hace cien años podría tratarse de escorbuto y la campaña antártica, en esas circunstancias, habría terminado de manera trágica. Ahora es gripe, o algo similar, pero los remedios para combatirla, o prevenirla, son los mismos. Por las mañanas la cola para usar el exprimidor industrial que tenemos son cada vez más largas. De momento tenemos naranjas, pero nuestros zumos son cada vez más grandes. En mi iglú tengo un par de afectados y aprovecho toda ocasión para dejar las puertas abiertas y ventilar, con el rigor antártico que supone, nuestro pequeño aposento. Hay quien ha propuesto dividir las comidas en dos mesas, una para los sanos y otra para los afectados. Hay quien no puede hablar por la radio y otros que, al hacerlo, parece que te está hablando Darth Vader.

Dentro de los técnicos de montaña no hemos caído ninguno. A lo mejor pasar todo el día en la pureza del glaciar donde trabajamos nos ha hecho escapar de la llegada de los virus. Pese a ello seguiré ventilando todo lo que pueda sin que me vean y tomando zumo como si estuviese en el trópico.  Mientras, la epidemia crece.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.