02

feb 2014

Páginas en blanco 6. 2014

He pasado unos días trabajando en uno de mis lugares predilectos de las cercanías de la base: Sally Rocks. Una playa con nombre piratesco. La lengua de glaciar Hurd desciende suavemente hasta casi tocar el agua. Según nuestros datos en el año 1956 el mar lamía ligeramente el hielo, ahora dista unos centenares de metros de él. En ellos los grises cantos rodados se mezclan con zonas de barro y musgos. Los líquenes salpican las piedras y sobre ellas se esconden los débiles huevos de los charranes. En el cielo revolotean gaviotas, charranes y petreles y bajo ellos lobos marinos, focas de Weddel y elefantes marinos. Es uno de los pocos lugares cerca de la base donde se pueden encontrar ejemplares adultos de elefantes (marinos). Que no llegue a oídos del rey. Como es habitual alrededor de los machos descansa un gran número de hembras, su harén, mucho más pequeñas y agrupadas para hacer frente a las bajas temperaturas. Durante horas nos hemos dedicado a recoger líquenes del terreno y a partir piedras para después ser analizadas. Ocupaciones raras de la profesión del guía polar: partir piedras con una maza para después cargarlas a la espalda, hacer fotos a la tierra del suelo, colocar cañas de bambú sobre el viscoso musgamen. Donde el guía ve una piscina de barro salpicado por manchas verdes algunas de ellas casi fosforescentes, un científico ve mil comunidades de especies casi desconocidas, como quien mira con un telescopio otro planeta. Otra mirada diferente, una mirada con que busca una belleza imposible de ver con los ojos desnudos. Más rica que nuestro torpe conocimiento del terreno. Y así pasamos el día hasta que a la mochila le crujen las costures del peso de tierra, rocas, y arena que traemos a la base. Cuatro horas recogiendo muestras que tardarán en ser procesadas y analizadas más de un año entero. Seguiremos informando.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.