07

ene 2013

Páginas en blanco 7. Nieve.

Desembarcamos a las seis de la mañana en la playa sur de la Península Byers. Normalmente en esta época del año un sendero desgastado serpentea paralelo a un arroyo (arroyo Petreles), esquivando musgos y otras formas de vida de interés. El sendero conduce al campamento y se recorre decenas de veces al día para descargar el material dejado en la playa. Pero este año está todo nevado. El paisaje permanece cubierto de una capa de más de un metro de nieve húmeda que acaba en la orilla lamida por el ritmo constante de las olas del mar. Una capa de nieve sin consistencia que te hace hundirte hasta las rodillas cuando la pisas. Al llegar a los iglús, situados cuatrocientos metros en el interior, la nieve cubre casi por completo su estructura. Esto no es normal en esta época del año.

El proyecto científico que se reunirá con nosotros los próximos días tiene como objeto la toma y análisis de muestras de agua de un lago situado en el interior de la península. Pero tal y como están las cosas el lago ni siquiera se ve. Ya veremos cómo se soluciona el problema pero antes hemos de levantar el campamento y ponerlo en funcionamiento. Palear nieve, montar tiendas, poner a funcionar las comunicaciones y dotar de energía a lo que será nuestro hogar durante el próximo mes.

El trabajo se produce de manera ininterrumpida hasta que, pordecir algo, cae la noche. Con la ayuda de pulkas (trineos) subimos la carga con congeladores incluidos, que es como decir que llevas un horno al Sahara, un ventilador a Tarifa, o un humidificador al Amazonas. Horas más tarde el buque Hespérides carga parte del personal que nos ha ayudado en el montaje del campamento y se retira dejándonos a nosotros dos en la playa. Un barco grande que poco a poco se convierte en un manchurrón rojizo que se difumina entre las nubes de una pálida nebulosa. Nosotros quedamos en la playa de arena oscura como náufragos de otro planeta, rodeados de elefantes marinos que nos miran asombrados, con ojos enormes de los que brotan lágrimas grandes y densas.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.