07

feb 2014

Páginas en blanco 8. 2014

Continuamos los trabajos en la base.  El grupo de montaña al que pertenezco pasa prácticamente todos los días trabajando en los glaciares que rodean nuestras instalaciones en Bahía sur. El glaciar Johnson y el Hurd son objeto de estudio desde prácticamente los inicios de la base, a finales de los años ochenta.  Uno de sus principales proyectos tiene monitorizado el glaciar para estudiar su dinámica con el paso de los años. Para ello tenemos establecida una red de estacas repartida por todo el hielo que es medida continuamente durante nuestra estancia. Calculando su posición exacta, aparte de otros parámetros, los científicos observan su movimiento. Para medir las estacas nos movemos de una a otra en motos de nieve o en esquís en función de las circunstancias. Pasamos la mayor parte del día desplazándonos por el hielo guiados por el gps pues la visibilidad, debido al mal tiempo, es casi siempre nula. Las horas pasan en nuestra oficina de hielo y viento, recorriendo a menudo un espacio de blancura total, como invisible.

El trabajo a menudo exige largas esperas expuestos al frío y a la humedad intercaladas por el viaje en moto de una estaca a otra. Al aproximarnos en nuestro vehículo a la zona de estudio se vislumbra en la nebulosa de nieve el reflejo rojo brillante de la estaca en la blancura. Una vez sobre ella comienzan de nuevo las mediciones y la espera.

Así pasan las horas. Cuando las estacas se encuentran cerca de una zona conflictiva por la presencia de grietas dejamos las motos aparcadas en la nieve y nos aproximamos en esquís a ellas, esquivando las fisuras en el hielo y sondeando los puentes de nieve que entre ellas se establecen. En esos momentos uno desciende a las entrañas de la bestia dormida sobre la que trabajamos, con sus rugidos y temblores. Al terminar la jornada en el glaciar bajamos a la base esquiando y al entrar nos sacude en la cara el calor de los edificios al resguardo y el olor de la comida que nos espera. Así pasan los días en la oficina.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.