08

ene 2013

Páginas en blanco 8. Viento.

Si hay algún elemento que defina la estancia en este campamento o en cualquier punto de la Península Byers, es el viento. Los dos iglús, pintados de un rojo ya desteñido, se asientan sobre una explanada musgosa sin protección alguna. Algunas pequeñas agujas rocosas donde anida el petrel gigante se yerguen cercanas, pero estas pequeñas formaciones no ofrecen escudo frente al viento que azota el campamento. Las tiendas de campaña miran ordenadas hacia el sur, en dirección al mar y a la esquiva y casi siempre oculta, Isla Decepción. Entre ella y la Península Byers se extiende un mar verdoso, casi siempre floreado de espuma blanca. Las tiendas se comban con la fuerza del aire y por la noche puedes despertar con el techo de la carpa apretándote el cuerpo y reduciendo el espacio de la misma. A la hora de dormir con viento lo peor es el ruido, el flameo constante de la tela y el cimbreo de los palos que te despierta en mitad de la noche cuando la ráfaga llega a su momento de máxima intensidad. En estos días lo mejor suele ser permanecer en el iglú de habitabilidad y dedicar el tiempo a organizar las provisiones y otros trabajos a cubierto. A menudo hay que salir del refugio y reasegurar las tiendas. Clavar más piquetas en el duro suelo o en la nieve y anclar más vientos para que no salgan volando. Hace años, en medio de una jornada ventosa algunas tiendas comenzaron a rajarse y los científicos acabaron refugiados en el iglú tras recoger sus pertenencias. Dentro del iglú el viento zumba al estrellarse con sus paredes y silba como una flauta eterna al enredarse entre los cables metálicos que lo anclan al suelo. En nuestro repetidor de radio la bandera pierde las costuras y está tensa como un palo, hace un ruido como de trapo viejo que golpea contra una mesa. Pero no se puede estar muchos días a cubierto esperando una mejora del meteograma, a veces hay que salir a trabajar, al menos a avanzar un poco dentro de nuestra agenda casi siempre apretada. Cubiertos como astronautas nos movemos por el paisaje descarnado y austero de Byers cuidando el equilibrio con bastones. Estos están troquelados con agujeros a diferentes alturas para regular su tamaño. Al orientar la oquedad frente al viento silban como flautas tocadas por un loco con pulmones gigantes. Una melodía esquizofrénica que se mete en la cabeza y que automáticamente asocio a los días vividos en este rincón tan salvaje del planeta.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.