08

ene 2015

Páginas en blanco 1. Las crónicas de la campaña antártica 2014-2015.

1) Ushuaia

Para llegar a la base antártica en la que trabajo es necesario llegar antes a  Patagonia y, desde ahí, cruzar el Canal de Drake en barco. A veces nos embarcamos en Punta Arenas, Chile y otras en Ushuaia, Argentina. Llevaba tiempo sin hacerlo desde la ciudad argentina y ya tenía ganas de volver. Ushuaia se encuentra en Tierra del Fuego,  a orillas del Canal Beagle, en una zona húmeda y frondosa, batida por los vientos constantes, cubierta por bosques de lengas y confinada entre canales, montañas y lagos. No corresponde con  la imagen real que la Patagonia argentina en su mayor parte nos ofrece: un desierto de color pardo y vegetación austera. Durante el vuelo desde Buenos Aires uno se hace una idea de la orografía de este territorio desde el aire. Un paisaje amplio que ha contado y lo sigue haciendo desde sus llanuras mil historias, recogidas en otros tantos libros, relatos y películas. Una tierra de historias que se las lleva el viento, siempre constante. Un campo en apariencia yermo, azotado por el viento, salpicado de algunas pequeñas lagunas dibujadas con formas perfectas desde el cielo.

 Dos vuelos con tres escalas nos costó llegar hasta la ciudad austral. En alguna de estas escalas nos esforzábamos, al aproximarnos a tierra, para ver algún signo de civilización o urbanismo cercano. Ni rastro. Al perder altitud el suelo comenzaba a definirse con precisión, delineando los finos contornos de algunos arbustos, riachuelos o alguna manada de caballos. El sol del atardecer inclinaba con sus rayos las sombras de los pocos relieves de los campos patagónicos proyectando, a veces, la escuálida sombra de un caballo en mitad de la nada. Una maqueta de tren. De esas que todos, de pequeños, hemos querido tener en casa  pero que solo hemos acertado a ver en alguna tienda o exhibición. Una extensión plana donde el campo verduzco es atravesado por las perfectas líneas oscuras de las vías del tren. A eso me recordaba este campo austral desde la altitud: una alfombra parda salpicada por la presencia del árbol solitario, la poza, el caballo o el grupo  de alpacas nerviosas.

 Más de veinticuatro horas después de salir de casa aterrizábamos junto al canal de Beagle golpeando suavemente las ruedas del avión contra la pista encharcada. Un fiordo de mercurio  con sus islotes en medio, sus barcos hundidos y sus faros levantados en equilibrios imposibles  sobre arrecifes apenas visibles. Era justo antes de Nochevieja y la ciudad bullía de turistas que recorrían de arriba a abajo su calle principal y arteria de tanto comercio y turisteo, la avenida de San Martín. Un baño de gente, luces y ruido previo al viaje a un continente vacío, oscuro y frío, apenas sin hombres.

 Uno de mis rituales habituales en Ushuaia es el de acudir a sus librerías, sobre todo a una de ellas, especializada en literatura polar y patagónica. Llevar al menos un par de libros sobre la Patagonia a la Antártida se ha convertido en una tradición. Y leerlos durante el trayecto o durante la campaña es uno de los muchos placeres que cultivo, como algo habitual, en todas las temporadas desde hace siete años. Mi librería favorita ha dejado de existir y todos sus volúmenes han sido llevados a la gran tienda de la que dependía. La antigua, la pequeña, escondía sus mostradores de madera en una de las calles perpendiculares a la avenida principal, siempre atestada de gente en pleno verano austral. La genuina era de temática únicamente viajera y aventurera y podías rebuscar en ella durante horas entre libros en muchos idiomas, antiguos y modernos. Dicen que todos los volúmenes se siguen encontrando en la tienda principal pero yo lo dudo. De momento solo rebusco con la mirada un poco por encima, escéptico y haciéndome el desencantado. Aunque algo he de encontrar para llevarme a la Antártida y  continuar con la tradición.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.