07

feb 2016

Páginas en blanco (y negro)

Este año es el primero en que no redacto mis páginas en blanco, esas crónicas que he escrito en la base desde mi primera campaña en el 2008. Este año no me apetecía: aunque cada temporada sea diferente a la anterior, escribir sobre lo mismo ha terminado, al menos en esta campaña, por cansarme. Por eso decidí seguir contando mi vida en la base antártica pero a través de las imágenes. Sólo había un problema: yo no sé hacer fotos. Al cabo de una semana subiendo instantáneas de témpanos a la deriva a las redes sociales ocurrió algo interesante. Paco Gómez, un amigo fotógrafo al que he visto una vez en la vida, se puso en contacto conmigo. Me pidió que me convirtiera en su cámara, y en sus manos. Él me diría qué fotografiar y cómo hacerlo, yo encuadraría la imagen y pulsaría el botón. Él cumpliría su sueño de viajar a la Antártida y fotografiar una expedición desde dentro a través de mi estancia en la base. Ha pasado ya una semana y llevamos una colección interesante. Se trata de una serie de fotografías que convierten mi experiencia en un fotodiario o crónica de mi campaña antártica. También es una colección de témpanos a la deriva con nombres de bares y de héroes, un retrato del personal de la base, un recorrido por la historia de la fotografía y el viaje de un fotógrafo a un lugar que, aunque le gustaría, nunca va a realizar. Todo eso y seguramente mucho más que se nos vaya ocurriendo por el camino. De momento él me da instrucciones, algunas más complicadas y otras más fáciles (lo pones en el centro y pum) y así, van saliendo. Son otras páginas en blanco, ahora en blanco y negro y para verlas debe hacerse, de momento, a través de Facebook. Vayan a esa red social y háganse amigos de Paco Gómez, sí, el de los Modlin, o de Hilo Moreno, el que escribe, o de los dos que es gratis. De esa manera recibirán a diario las nuevas crónicas, esta vez en forma de imágenes, de la isla antártica donde trabajo.

 

 





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.