02

dic 2014

Recorriendo el Jarama alto, a pie y en kayak.

No es un secreto que España, ni siquiera Europa, es el mejor sitio para realizar actividades en piragua hinchable ligera (packraft, detesto los anglicismos pero es lo que hay). En el fondo éstas están pensadas para llevarlas a lugares remotos donde portear una piragua convencional sería imposible o un martirio. Vivimos en un sitio donde siempre hay un acceso medio cercano y una carretera, muy a nuestro pesar muchas veces, recorre el terreno cerca del lugar donde hemos planificado nuestra aventura. Por ello, al packraft, se le acaba dando un uso más cercano a la piragua convencional (rígida y pesada) que al del instrumento de aventura para cuyo fin fue creado (no hemos de olvidar que es en su origen un instrumento para viajar por Alaska). Usar el packraft como piragua de aguas bravas tiene, cuando eres un principiante como yo, muchas ventajas: es muy estable y muy fácil de transportar. Es menos maniobrable y tiene otras carencias de las que un experto rápidamente nos ilustraría. Pero sus ventajas, evidentes al recién iniciado, ahí están.

En la zona Centro, aquella donde ahora vivo, hay muchos ríos para descender y en ellos tramos de aguas bravas muy interesantes. De momento nos habíamos limitado a recorrerlos sin demasiada necesidad de portear la embarcación en la mochila, pero ahora la cosa empieza a cambiar. Nunca pensé que hubiese  actividades tan interesantes cerca de Madrid que fuesen propias para este tipo de embarcación pero ahora, tras las últimas exploraciones un mundo nuevo se nos empieza a abrir. He pasado muchísimo tiempo trabajando hace ya años en el Macizo de Ayllón guiando grupos de excursionistas por sus hayedos, robledales y bosques preciosos y milenarios. El otro día, junto a mi compañero y maestro en esto de las aguas bravas Marco García,  realizamos lo que para mí ya es un clásico o actividad corta y perfecta para el packraft. Una excursión redonda con aproximaciones bellísimas entre el bosque, un descenso divertido y asequible y un retorno al coche caminando por un bello bosque. Una primera aproximación de reconocimiento con muchísimas posibilidades de ampliación pero que es en sí misma una actividad preciosa de poco más de medio día. AL terminar el año y antes de que marche a la Antártida, me gustaría hacer una breve guía de aquellas actividades que durante este otoño estamos haciendo. Así que si hasta entonces queréis información práctica no tenéis más que escribirnos o dejar un comentario al final de la entrada.  De momento os contamos que remamos un tramo del Jarama alto, río con poco agua donde nuestras barcas navegan mejor que las piraguas rígidas, y que salimos y llegamos del pueblo de Horcajuelo de la Sierra.  Os dejo con unas fotos del viaje y con el vídeo que, como es menester, Marco García ha montado y grabado.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.