11

oct 2014

Vídeo. Packrafting en la zona centro. Acequias, cañones, saltos y huevos fritos con lomo.

El pasado fin de semana investigamos con nuestros packrafts algunos lugares de la zona centro. Recogí a mi amigo Marco el domingo a las seis de la mañana y a las ocho y media nos estabamos tomando un desayuno macrobiótico en un bar perdido en la serranía a base de huevos, pimientos asados, lomo y patatas fritas (del griego makros=grande). Tras recorrer unas largas pistas y dejar nuestras bicis candadas y escondidas en mitad del monte preparadas para el regreso, nos dejamos arrastrar por las aguas de una acequia que nos llevarían cerca del río que queríamos descender. Las acequias no son buenos lugares para remar: tienen presas, verjas con pinchos, crecidas repentinas y es difícil salir de ellas. La cuerda de rescate es fundamental en el descenso de ríos, gracias a ella salimos de la acequia. También es importante un frontal si el canal por el que navegas tiene túneles de kilómetros de recorrido. La aplicación linterna del Iphone también nos salvó. Tras huir literalmente de la acequia descendimos hasta el río en cuestión que descendimos atravesando zonas de espesa vegetación alternadas con otras de escasa agua: agotadora la labor del piragüista en río con poca agua. Uno de esos sitios sólo factibles de recorrer con un packraft. Y tras el trabajo llegó la recompensa: un tramo encañonado de gran belleza. Pequeños rápidos y algún que otro salto. Uno de ellos de cinco metros que el que escribe no se atrevió a realizar y el que graba y monta sí que lo hizo, lo podéis ver en el vídeo. Tras el bello tramo final llegamos a las bicis después de ocho horas de recorrido sin parar pero con un desayuno macrobiótico en el cuerpo. Nos quedaban todavía quince kilómetros en bici de subida con todo el material hasta el coche. Gracias al cielo se me habían olvidado las llaves del candado de las bicis y tuvimos que hacer autostop para llegar a nuestro vehículo. Tras ello cerramos el círculo volviendo al mismo bar preparados para la merienda/cena.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.