15

dic 2014

Volver

Han pasado unos cuantos años y ahora, en vez de poner Parque Regional, pone Parque Nacional. A parte de eso poco ha cambiado, o nada. Vuelvo a subir de manera rutinaria a la Pedriza a escalar con amigos, nuevos y viejos. Se trata de uno de los sitios que más echo de menos cuando estoy lejos, cosa que viene siendo habitual en los últimos años.

Ahora se acaba el otoño y empieza la temporada buena para escalar en esas rocas donde el gato agarra mejor con frío que con calor. Durante los meses pasados los berrocales de la Pedriza alternan su color, oscureciéndose con la lluvia y clareándose tras volverse a secar con el sol y el viento de los días claros y luminosos. También son habituales las nubes bajas, las jaras cargadas de agua que mojan el pantalón y el miedo de los alejes con la sensación húmeda del granito tras las lluvias. Con el agua el ládano despide su olor fuerte y dulzón, aroma que impregna la ropa y la mochila. Hueles a Pedriza.

Intento no clavar rutinas de antaño, cuando pasaba más tiempo entre sus riscos que en las calles de mi ciudad. Lo hago para no sentir que pretendo recuperar inútilmente el tiempo perdido y poner en evidencia tantos años pasados. Por eso voy a desayunar a sitios nuevos, y a escalar a lugares nunca visitados: una de las magias de este sitio laberíntico. También lo hago con compañeros nuevos; no, esto no debe ser una rememoración del pasado. Se trata sólo seguir trepando.

En realidad, ahora empieza lo bueno, y me lo voy a perder. Los días azules y fríos con un poco de viento suave, o los ligeramente nublados cuando la adherencia es muy buena. Mirar hacia abajo y que el asegurador vista  plumas y cale gorro es la señal que indica una posible buena escalada. En breve marcharé de nuevo fuera del país  pero espero disfrutar de alguno de estos días durante esta temporada.  Con lugares así uno siempre quiere volver.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.